LA ESPIRITUALIDAD EN LA DISCAPACIDAD

Toda incapacidad física, o enfermedad trae consigo una serie de preguntas entre ellas: “¿por qué, Dios mío?”; “¿por qué a mí?”; “¿qué hice para merecer esto?”. Estas preguntas no pueden ser respondidas desde la medicina; la razón que se busca como explicación no es física, sino metafísica. La búsqueda de un por qué implica la creencia en el merecimiento o inmerecimiento de algo que nos afecta. En la antigüedad existía la creencia de que, la discapacidad y la enfermedad eran castigos enviados por Dios en contra de los pecadores.

Basado en esa creencia fue que los apóstoles al ser testigo de un acto de sanación por Jesús le preguntaron: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que naciera ciego? Jesús respondió: Ni éste pecó, ni sus padres; sino que está ciego para que las obras de Dios se manifiesten en él.

Aunque existe la ley de causa y efecto, que le da a cada uno lo que se merece, para mantener el equilibrio universal, no siempre las discapacidades y las enfermedades son consecuencia de nuestras acciones del pasado. De hecho en la mayoría de los casos, cuando son discapacidades de nacimiento, no es causa de un Karma, es un acto voluntario que eligió el alma antes de nacer en la tierra para ayudar a una parte de la humanidad a retomar el camino espiritual.

Así como vino Jesucristo para morir clavado en una cruz, hay otros seres de elevada evolución espiritual que nacen con una discapacidad física, o la asumen en sus primeros años para unir y guiar a familiares y conocidos de retorno al camino de la espiritualidad. También se da el caso, que desarrollen una enfermedad epidémica y así entregan el cuerpo para los experimentos que les permitan a la ciencia encontrar la cura

A Pastor, un Maestro de Sabiduría que durante nueve años (1985-1994) contestó repuestas increíblemente luminosa a un grupo de personas de la región franco-suiza le preguntaron:

En una familia hay cuatro miembros que nacieron siendo ciegos. ¿Podría decirnos si ese tipo de situaciones se debe solo a aspectos hereditarios o también a un karma familiar? ¿Qué misión puede tener una persona con una incapacidad en relación con su entorno, con la gente que conoce? ¿Qué se espera de ese ser más particularmente en esta encarnación? ¿Tiene la posibilidad de sanear su karma y deshacerse de esa incapacidad o es imposible?

Esto fue lo que respondió:

El ser humano no vive sólo para sí mismo, separado de los demás. Los humanos viven principalmente los unos en relación con los otros, y contrario a lo que se suele pensar, cuando una falla se inscribe en un código genético, no es porque sea necesaria la creación de esa línea genética incorrecta, para que aquellos que hayan cometido errores en el pasado, puedan tener el cuerpo con la deficiencia que les permitirá purificar su karma. La razón es (y en un aspecto mucho más abstracto, en una dimensión mucho más amplia) simplemente la necesidad de purificar la materia.

Para purificar la materia, los seres antes de nacer aceptan todos esos problemas, pero lo olvidan cuando se encuentran encarnados en sus cuerpos físicos. Ya no se acuerdan que voluntariamente aceptaron purificar la materia, purificar el cuerpo del mundo, purificar el cuerpo de la humanidad. Entonces, habiendo olvidado, se preguntan que hicieron para merecer eso.

¿Por qué si son buenas personas Dios o la vida les inflige tal castigo?

Hay más karma colectivo que karma individual. No porque los hombres viven según la ley de la colectividad, como ya he dicho, sino porque un hombre no es el único a cometer un error, millones de otros hombres hacer el mismo error, y es por eso que hay correspondencia. Es a causa de eso que una falla puede inscribirse en un código genético y expresarse en toda una generación o en toda una familia.

El karma colectivo, aunque en este caso es más bien, la purificación colectiva, es algo que se hace de manera mucho más magistral que la purificación individual. Si el hombre sólo tuviera que efectuar la purificación individual, sería rápidamente liberado de su evolución terrenal. Pero no vivimos egoístamente en el planeta. Vivimos principalmente para ayudar a un ser del cual formamos parte (la Humanidad)

RELACIÓN ENTRE LOS SERES HUMANOS Y DIOS

Cada ser humano debe redescubrir esta responsabilidad que asume sin problemas, cuando reside en los planos invisibles en el estado de alma pero pierde este conocimiento cuando se sumerge en el plano físico, pierde la noción de universalidad de la cual es parte.

La vida es infinita y se comporta como un gran organismo. Por tanto, los reinos de la naturaleza se compenetran entre sí y se necesitan los unos a los otros para poder desarrollarse. Por ejemplo, sin el reino vegetal, el reino animal y el reino humano no dispondrían del oxígeno que les es tan necesario para su sobrevivencia. Todos estamos interconectados el universo es UNO el desarrollo espiritual de un solo individuo no solo influye en todos los que están en su alrededor, sino que también esta unido al desarrollo de la humanidad y por ende del Ser Cósmico, de donde provenimos.

Tienen que comprender que toda la vida en el Universo está formada por seres que componen seres más grandes, hasta que llegamos a un ser tan grande que cubre todo el Universo y que los neófitos llaman “Dios”. Para purificar la materia del Ser que formamos parte, se requiere mucho tiempo para dinamizarla y resurgir el poder que hay en ella. Y para ello hay que eliminar todo aquello que impida que ese poder se ejerza.

Es necesario que esta materia regrese a su estado original de energía, pero esta vez en una energía concientizada que permita al Ser que la compone, dirigir y usar su poder de manera activa. A nivel humano, esto ocurre cuando el cuerpo se convierte en “Luz”, como por ejemplo con la resurrección de Jesús, que en ese momento se volvió un hijo despierto y luminosa de Dios. A través de la investigación genética, los humanos descubrirán que existe una parte de luz y una parte de oscuridad al instante de la creación de la célula. Exactamente como se produce en el Universo, en la Creación.

Cuando digo oscuridad, no estoy hablando de algo antagonista a la luz, de los magos negros, o el diablo, o todo lo que es opuesto a lo divino. A lo que me refiero es que cuando hay creación, hay manifestación de una energía que proviene de los planos sutiles. Cuando esta energía se manifiesta en el mundo visible, crea residuos. Es inevitable. Ni siquiera Dios puede crear de manera diferente y es por eso que se encarna.

Es porque se producen esos residuos que se requiere eliminarlo, que hay que pasar por todo tipo de edades, por todo tipo de civilizaciones, por un gran teatro que no deja de girar, y a fuerza de girar, las impurezas se depositan sobre los lados y desaparecen, quedado al final sólo el corazón que es puro.

Los genetistas, por lo tanto, van a descubrir que a la base, al momento de la formación de la vida, existe esta cohabitación entre una masa de energía que se densifica hasta formar materia, y una masa oscura y pesada que no se le puede disociar. Esto es lo que en el esoterismo verdaderamente se le llama materia. Es el polvo del Universo. Esta idea concuerda con lo que dice la Biblia en el primer capitulo de San Juan: Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron. En segunda de Corintios 4-6, dice: Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo.

La purificación de la imperfección producida al momento de la manifestación, toma mucho tiempo, tanto al humano que es la gran célula del Logos ( Verbo) Planetario, como al propio Logos que es la célula de un Logos aun mayor. El Logos, o el Verbo es interpretado como aquello que existía desde el principio con Dios. El Verbo es la palabra creadora el hijo, del cual dice la Biblia en Colosenses 1: 16, En El fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; todo ha sido creado por medio de El y para El.

Es por eso que se habla de una imperfección original. Lo cual es cierto, pero al mismo tiempo es incorrecto, porque esa imperfección no viene del hecho que el ser creado sea imperfecto, sino que viene de la producción misma de la vida que siempre deja un desecho que hay que purificar.

Sé que lo que les digo, seguramente los ha de desconcertar mucho, pero es necesario que comiencen a comprender lo que realmente son, su lugar en el Universo y con Dios. El hombre del mañana será un hombre que va a entender a Dios, no como alguien externo a él, sino formando parte de todo. Y al comprender que él mismo es la expresión de Dios, ya no necesitará de religiones o de sociedades iniciáticas, porque todo se volverá sagrado para él.

Entonces, teniendo una nueva visión, el poder de intervención para la purificación de la materia va a ser reforzado. Así, aquel que a pesar del gran movimiento aún mostraría una “discapacidad”, será fácil y rápidamente arreglado, tal como se trata en la actualidad un resfriado, porque si la célula se deforma, si la célula no funciona bien como es en el caso de las discapacidades, es porque en su interior la información genética no es vivida, por lo tanto bastará con restaurar la vitalidad de la información genética, por así decirlo de “restablecer un alma a la célula”, un código, y ella funcionará de nuevo.

Es a través de la genética que los humanos descubrirán los medios para purificar y liberar su materia de la influencia de ese residuo original, y así, ese polvo también se convertirá en luz. Esto es lo que sucede de manera individual, cuando un humano se vuelve un Maestro. En ese momento toda su materia se sublima. La luz divina de su alma por fin reencontrada se precipita al interior de las células y hace de las células, no más un agente externo de la luz, sino una parte activa de la luz. Como el átomo es una parte necesaria a la energía.

La persona con alguna deficiencia NO debe doblegarse por la carga que lleva y por el aspecto emocional que su estado genera. La actitud de los demás no debe ser ni de lastima ni de juicio. Decir “

pobrecito” a alguien que tiene un problema o una discapacidad, es no conocer el poder de acción que tienen los humanos. No sólo de quien tiene la discapacidad, sino también de los otros que están a su alrededor y que deben de ayudarlo, porque es la responsabilidad humana de purificar la materia global que representa el cuerpo de los seres humanos. Es por lo tanto una responsabilidad que incumbe a todos, y no hay que llevarla con sentimentalismo. Simplemente deben decirse: “Pongo toda mi energía para eliminar esta oscuridad”.

Es aconsejable enseñarle al discapacitado si es que lo acepta, a experimentar la vida desde adentro. La visión de la vida pasa a través del alma, es por lo tanto un estado interior. La visión de la vida es eso, es sentir la naturaleza de la vida al interior de uno. Poco importa si al exterior hay otra cosa, eso jamás será la vida. Todos los hombres que viven fuera de sí no conocen la vida. La ven, pero no la conocen. Es por eso que Jesús dijo: “TENIENDO OJOS, NO VEN Y TENIENDO OÍDOS, NO OYEN

Por ello el humano debe de dejar de ver y oír las apariencias de afuera, para visionar y escuchar las verdades en su interior.

Así es que no se depriman por la carga que tienen que llevar. Por los rechazos, las injusticias y la amargura de constatar su discapacidad. Su discapacidad existe si usted lo cree. No existe más si trabajan para obtener la luz, si trabajan para alcanzar lo divino.

Leer biografías de personas discapacitadas como la de Joni Eareckson Tada, Ron Heagy, Nick Vujicic, Louis Braille… Invidente, Hellen Keller (ceguera y sordera) Vincent Van Gogh (Enfermedad Mental), Christy Brown (Parálisis Cerebral) Marla Runyan (ceguera) Stevie Wonder (ceguera) Ludwig van Beethoven (sordera) John Nash (esquizofrenia)

Estas personas tienen que depender de otras personas aun para las cosas más básicas. Por su estado físico sería de esperar que fueran personas amargadas y resentidas con la vida, pero tienen una actitud totalmente opuesta. Nos están indicando con sus actitudes, que pueden disfrutar de una vida abundante a pesar de sus discapacidades, que el gozo no depende de la sanidad física, sino de una sanidad espiritual, y que si ellos en esas condiciones tan difíciles, pueden compartir la alegría de vivir con solo el hecho de que Cristo mora en sus corazones, como no lo podremos tener nosotros en situaciones menos complicadas.

Sus vidas son testimonios de que el poder de Dios se perfecciona en las debilidades, y es gracias a esa debilidad que Dios los hace fuertes ante la adversidad y da gozo a pesar de su discapacidad.

Be the first to comment on "LA ESPIRITUALIDAD EN LA DISCAPACIDAD"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*