CÓMO AYUDAR A LOS SUICIDAS, ACCIDENTADOS Y ASESINADOS

 

El ser humano para poder evolucionar está obligado a alternar sus estancias entre el mundo divino y el mundo físico, pero debido al elevado nivel en el que vibra el mundo divino, el ser humano sólo puede llevar al mundo divino lo más sublime de su personalidad, ya que las bajas vibraciones no tienen cabida en ese lugar.

Por lo tanto, después de que fallece la persona antes de llegar al mundo divino, primero pasa por el astral (el purgatorio) que es donde el alma se depura de todas las inmundicias incapaces de ascender a los planos de existencia superiores.

Cuando la gente reencarna en la Tierra, se le asigna un periodo determinado de vida física, antes de que pueda regresar al mundo divino. Si la persona muere (por suicidio, accidente, asesinato, etc.) tiene que permanecer dentro de la esfera de atracción de la Tierra

En casos de Egos buenos e inocentes, . . .dormitan DESCANZAN en PAZ rodeados de sueños felices hasta que suene la hora.

Los malos e impuros sufren las tortura de una horrible pesadilla. La mayoría que no son ni muy buenos, ni muy malos simplemente duermen

Pero como toda regla, tiene sus excepciones, hay casos en donde el fallecido permanece en un estado de consciencia o de semi-consciencia durante ese plazo. Son lo que los espiritistas franceses llaman “les Esprits Souffrants” (los espíritus sufrientes).

Por ejemplo las personas muy malvadas, los que se suicidaron tratando de escapar de una gran pena, algunos de “los accidentados, los asesinados que mueren llenos de alguna pasión terrestre absorbente”

¿EN LA PRACTICA QUÉ HACER?

Por las dudas de no saber la situación en que se encuentra un ser que ha fallecido, se recomienda hacer un pequeño ritual y más si sienten la presencia de la persona que se fue, si la sueñan, si quedaron asuntos pendientes sin resolver en el plano físico, si sienten la necesidad de hacer algo por esa persona.

Antes de iniciar el ritual sintonicense con los Seres de Luz mediante una pequeña meditación, prepárense cinco o diez minutos, mentalmente díganse a sí mismo: “ Señor envíame tus guías, envíame a tus ángeles, ven a trabajar en mí, ven a transformarme en alguien mejor, ayúdame a comprender mejor tal o tal situación”. Para que los guías vengan a ayudarlos, tienen que pedirlo.

 

Porque nosotros humanos al habernos sumergido en la materia, se nos ha reducido enormemente nuestra percepción y no sabemos cómo es exactamente la situación de la persona que se fue, ni que ayuda es la que más necesita.

En cambio, los Seres de Luz tienen una profunda visión de la situación, pero no pueden actuar sin solicitud: “La demanda es necesaria, sin solicitud Ellos no pueden dar.” Esto se debe al libre albedrío que disponen los seres humanos. Por lo tanto, pídanselo a quien quieran, a los Ángeles, a Jesús, a los Maestros, a todos juntos, pero ¡Pídanlo!

Pidan ayuda, luz divina, consuelo, paz, por la persona que se fue y que tal vez se encuentre desesperada y expuesta a los peligros del astral Y también pidan por sus seres queridos de esa persona que siguen en la Tierra, para que los ayuden a sanar el dolor que sienten por la separación.

Si pueden háganles comprender que la persona que amaron sigue existiendo, simplemente que ascendió a otros planos de consciencia. Todo lo que es manifiesto es temporal, es por eso que el ser interno (el Alma) se ve obligada a cambiar periódicamente de cuerpo que es su “vehículo” en el plano físico (ningún vehículo es eterno).

                                UN ALTAR

Entonces, concretamente pongan un pequeño altar con la foto o algo personal que le perteneció.

Lleven a cabo un ritual durante siete días y si pueden pongan flores, incienso, prendan una vela y pongan música suave durante un ciclo de siete días. Esto en varias tradiciones ya se hace, sin saber las razones.

Las emanaciones proviniendo de la flor, de la llama y del sonido van a servir de alimento al difunto. La flor en un nivel sutil, emite una vibración de plenitud. Es por eso que cuando se quiere llamar a los ángeles, es bueno estar en un lugar con flores, o en todo caso donde la naturaleza es reina, y si no se puede, crear un ambiente similar rodeándose de flores.

La emanación de la flor es una emanación de plenitud. La llama es purificadora, quema la memoria astral. La música, el sonido, es una frecuencia que penetra varios planos sutiles, a partir del físico, pasando por el etérico, el astral e incluso más allá, ya que atrae incluso a los ángeles.

El sonido, la música no tienen límites en su viaje. Es como la luz de hecho. La luz viaja por todo el universo. El sonido hace lo mismo debido a que es la única energía que no necesita de otra energía para perpetuarse. El sonido es una energía pura. El sonido, al mismo tiempo que calma, alimenta el alma con elevadas vibraciones.

 

Be the first to comment on "CÓMO AYUDAR A LOS SUICIDAS, ACCIDENTADOS Y ASESINADOS"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*