DESTINO O LIBRE ALBEDRÍO?

Gerard Croiset fue un psíquico holandés muy destacado, quien diseñó un experimento conocido como el test de la silla en el que intentaba describir cómo sería la persona que se sentaría en cierto lugar elegido al azar con motivo de un próximo evento público, sin saber nada acerca de esa persona. Y en una ocasión, Croiset dijo que la persona que se ubicaría en el asiento señalado sería un hombre de 1.76 metros de alto, quien se peinaba el cabello moreno hacia atrás, tenía un diente dorado en su mandíbula inferior, una cicatriz en el dedo pulgar de un pie, trabajaba en la ciencia y la industria, y a veces se manchaba el delantal del laboratorio con un químico verdosoDos semanas más tarde, el encuentro tuvo lugar en Denver, Colorado (EEUU), y la persona que ocupó la locación referida era un hombre que se ajustaba a la descripción de Croiset en todo aspecto salvo en uno: en lugar de tener 1.75 metros de altura, tenía 1 cm más de medida.

Aunque para algunos les podrá sorprender mucho que la predicción de Croiset haya correspondido con la realidad, desde un punto de vista esotérico, eso no tiene nada de extraordinario, ya que si el experimento fue real y no manipulado, eso significaría que el señor Croiset tiene más despierta la facultad oculta de la premonición, lo que le permite ver sucesos que se van a producir en el futuro. Llevó a cabo el “experimento de la silla” durante 25 años con un notable éxito y tal experimento plantea la pregunta de:

¿CUÁN LIBRES SOMOS REALMENTE?

 Existen tres posiciones básicas que podemos adoptar sobre la cuestión del libre albedrío:

  1. a)   considerar que tenemos total libertad,
  2. b) considerar que no tenemos nada de libre albedrío, o
  3. c)   considerar que disponemos en cierta medida del libre albedrío.

¿SOMOS TOTALMENTE LIBRES?

La idea de que tenemos un absoluto libre albedrío es claramente exagerada debido a que hay obvias restricciones en nuestra libertad, ya que por ejemplo no somos libres de poder hacer cosas en las que estamos físicamente incapacitados. Por ejemplo: no podemos vivir bajo el agua como lo hacen los peces, o volar en el aire como lo hacen las aves, o cambiar el pasado, etc. Y además de esas limitaciones físicas, también hay impedimentos psicológicos en nuestra libertad y algunos ejemplos de ello son: el condicionamiento mental que nos creamos, así como los numerosos hábitos e instintos que tenemos, y todo ello juega un gran papel al determinar nuestras acciones.

EL DETERMINISMO DURO

Es por ello que algunos investigadores piensan que todas esas restricciones son tan poderosas que no tenemos control sobre ellas y por lo tanto en realidad no tenemos libre albedrío. Y esta posición extrema se le conoce como “fatalismo”, “pre determinismo” o “determinismo duro”. Y los que piensan así dicen que no podemos escoger entre alternativas para hacer algo (excepto lo que elegimos hacer en la práctica) ya que todo lo que hacemos está predestinado y nuestro sentimiento de ser libres es sólo una ilusión. El fatalismo es imposible de verificar porque también es imposible de refutar, debido a que un fatalista argumentaría que cualquier cosa que dijéramos o hiciéramos para intentar desacreditar el fatalismo ¡eso también se encuentra determinado por el destino!

EL DETERMINISMO MODERADO

Y ciertamente es imposible negar que a veces perdemos control de nosotros mismos y sucumbimos a impulsos irresistibles, y que a veces somos compelidos por motivos y deseos de los cuales incluso no estábamos conscientes. Pero muchos de nosotros sentimos que realmente elegimos libremente nuestras propias decisiones (al menos en ciertas ocasiones) y que por ejemplo podemos resistir a algunos de nuestros impulsos si realmente focalizamos nuestra consciencia en ellos. Y esta idea de que nuestras acciones están determinadas parcialmente por fuerzas que están más allá de nuestro control (y en parte por nuestro libre albedrío) se le llama a veces “determinismo moderado”.

 LA EXPLICACIÓN CIENTÍFICA

El libre albedrío implica que nuestras mentes autoconscientes pueden ejercer control sobre nuestro cerebro y nuestro comportamiento. Y los experimentos han demostrado que justo antes de llevar a cabo un acto voluntario, se activan ciertas regiones del cerebro, pero, ¿QUÉ ES LO QUE HACE QUE SE ACTIVEN?

De acuerdo a la teoría científica ortodoxa de la mente, los estados mentales son idénticos a los estados cerebrales (es decir que la mente es el cerebro) pero esto significaría que:

–      o una parte de nuestro cerebro, activa otra parte del cerebro (con lo cual se estimula otra zona, etc.)

–      o que una región particular del cerebro se activa espontáneamente sin ninguna causa.

Y es difícil entender cómo ambas alternativas podrían dar una base para la existencia de un “yo” consciente que disponga del libre albedrío, y es por ello que esta teoría ortodoxa de la mente tiene sus oponentes siendo uno de ellos: Sir John Eccles, quien es un distinguido neuro-científico y ganador del Premio Nobel y el cual rechaza la visión oficial calificándola de: “una superstición sostenida por materialistas dogmáticos”. Eccles denomina “interaccionismo dual” a la teoría alternativa que él propone y afirma que en realidad los humanos tenemos una mente no física que actúa en nuestro cerebro material y determina nuestras acciones al hacer que se activen ciertas células cerebrales. (2)

Y el biólogo Rupert Sheldrake va aún más lejos, ya que en su teoría considera que nuestra constitución está formada por varios niveles no materiales y sugiere que nuestro yo consciente puede estar incluso un nivel más arriba, el cual interactúa con los campos más bajos (y a través de ellos) con el cerebro físico y el cuerpo. (3)

Y ESTA IDEA DE QUE SOMOS SERES MULTINIVEL TIENE ECO EN LAS TRADICIONES MÍSTICAS Y RELIGIOSAS DEL MUNDO. POR EJEMPLO, EL CRISTIANISMO HABLA DEL “CUERPO, ALMA Y ESPÍRITU”. EL VEDANTA HINDÚ ENSEÑA QUE EXISTEN“CINCO KOSHAS” (O CAPAS DE CONSCIENCIA). Y LA TEOSOFÍA HABLA DE “SIETE PRINCIPIOS”. Claro que la cantidad de niveles que queramos distinguir es de importancia secundaria. El punto crucial a considerar aquí es que no somos nuestros cuerpos físicos, sino que poseemos un cuerpo físico, que es nuestro vehículo o instrumento mediante el cual nosotros (el yo interno) adquiere experiencia en el mundo terrestre.

EN REALIDAD TENEMOS DOS TIPOS DE VOLUNTAD

Una voluntad pasiva (o automática) asociada con nuestros hábitos e instintos, y una voluntad activa que es nuestro libre albedrío. Muchas de nuestras funciones corporales (tales como la respiración, el latido cardíaco, la digestión, el crecimiento y otras) normalmente son controladas inconscientemente por nuestro sistema nervioso autónomo, o sea en otras palabras por nuestra voluntad pasiva, la cual también juega un rol importante en la determinación de nuestras acciones, en especial cuando actuamos instintivamente y sin pensar. PERO POR OTRA PARTE, NUESTRO LIBRE ALBEDRÍO NOS PERMITE LLEVAR A CABO ACCIONES INTENCIONALES Y DELIBERADAS y esta es una forma de autodeterminación autoconsciente que conlleva por ende responsabilidad moral.

Claramente, nuestras elecciones y decisiones están muy influenciadas por los patrones habituales de pensamiento, sentimiento y comportamiento que vienen del pasado. Y desde el momento en que nacemos, comenzamos a mostrar ciertos rasgos distintivos de carácter, los cuales se desarrollan o modifican en el curso de nuestras vidas a medida que reaccionamos a las circunstancias e interactuamos con la gente a nuestro alrededor (de forma pasiva e instintiva por una parte, y activa y conscientemente también por otra parte). Pero, ¿DE DÓNDE VIENE NUESTRO CARÁCTER BÁSICO?

Hay tres posibles respuestas a esta pregunta:

1)  Los materialistas dicen que nuestro carácter básico está determinado por los genes que heredamos de nuestros padres, y que esos genes a su vez se activan en nuestros cuerpos. Y cuando se les pregunta a estos materialistas:

¿Por qué nos tocaron los padres que tenemos y qué es lo que determina que haya genes activos y recesivos? Ellos responden: “es el azar”. Pero invocar el azar no soluciona nada, porque implica que no hay explicación y que las cosas sólo pasan por pura casualidad. Por lo tanto las teorías que reducen las maravillas de la vida y la mente a simples interacciones físico-químicas azarosas son muy inadecuadas e insatisfactorias.

2)  UNA SEGUNDA POSIBILIDAD ES QUE HAYA UNA INTELIGENCIA SUPERIOR QUE CREA UNA NUEVA ALMA HUMANA PARA CADA NIÑO RECIÉN NACIDO. Y si Dios nos da nuestras características y decide las circunstancias de nuestro nacimiento, Él también tendría una gran responsabilidad por todos los sucesos de nuestras vidas. LO QUE EQUIVALDRÍA A DECIR QUE LA GENTE SUFRE PORQUE ESA ES LA VOLUNTAD DE DIOS. Y un ser insensible capaz de tal crueldad e injusticia sería más parecido a un demonio que a un Ser Divino. Y una versión extrema de esta posición se puede encontrar en la Confesión Presbiteriana de Fe, que declara:

–      “Por decreto de Dios, por la manifestación de Su Gloria, algunos hombres y ángeles son predestinados a la vida eterna y otros son condenados a la muerte eterna.” (4)

¡Lo que francamente es una doctrina muy poco inspiradora!

3)  Y una tercera posibilidad (y la más razonable) es la reencarnación. Y de acuerdo a esta postura, nuestras almas renacen en la Tierra una y otra vez, y en cada vida cosechamos lo que sembramos en vidas previas, y plantamos las “semillas” que cosecharemos en vidas futuras. Por lo tanto los eventos no se producen nada más por “azar”, sino que también hay toda una red de causas y efectos (Karma) en donde las consecuencias de todos nuestros pensamientos, obras y actos recaen en nosotros mismos, ya sea en esta vida o en una futura.

Y cuando un alma vuelve a encarnarse, ella es dirigida por afinidad hacia los padres que pueden proveerle de un cuerpo y el medioambiente que se ajuste mejor a las tendencias que ella ya posee. Y así en lugar de heredar las características de nuestra personalidad directamente de nuestros padres, en realidad las estamos heredamos mediante ellos y por consecuencia de nuestro propio pasado. (Y esto es lo que enseña la teosofía y el esoterismo en general.) LAS INNUMERABLES CAUSAS QUE HEMOS PUESTO EN MOVIMIENTO EN VIDAS PASADAS NOS EMPUJAN INEXORABLEMENTE HACIA UN FUTURO DETERMINADO, lo que limita nuestra libertad actual. Y eso explica por qué mucho de lo que hacemos es bastante predecible, y por qué a veces es posible tener visiones del futuro como en el  “experimento de la silla”.

Existen 19 casos documentados de personas que tuvieron premoniciones sobre el hundimiento del Titanic en su viaje inaugural de 1912. Y esas 19 personas incluían varios pasajeros, algunos de los cuales prestaron atención a sus premoniciones y sobrevivieron, mientras que otros las ignoraron y perecieron.

LA DETERMINACIÓN DEL FUTURO

Si consideramos que el karma existe, entonces será lógico que el pasado de cada individuo genere ciertos futuros más probables que otros. Y sobre este tema, el físico David Bohm una vez comentó: « Cuando la gente tiene sueños certeros de accidentes y los evita porque no tomó el avión o el barco, eso significa que no era el futuro real lo que ellos percibieron, sino que era simplemente algo que en el presente estaba involucrado y que por lo tanto se trasladaba hacia la elaboración de ese futuro.  Y de hecho, el futuro que vieron difería del real porque ellos lo alteraron.  Entonces pienso que si estos fenómenos existen, es porque hay una anticipación del futuro a partir de los eventos implicados en el presente, o como solían decir los ancestros: LOS SUCESOS VENIDEROS PROYECTAN SUS SOMBRAS EN EL PRESENTE. 

Hay que precisar que por “los eventos implicados en el presente” Bohm no se refiere únicamente a los eventos físicos, sino también a un nivel más profundo y no manifestado de la realidad, la cual en algunos sentidos corresponde a lo que en la tradición teosófica se le conoce como “el plano astral” o “la luz astral” y que consiste en una sustancia energética sutil difuminada a través del espacio.

Los Maestros transhimaláyicos explican que es en la luz astral donde se preserva el registro de todos los eventos pasados y también es ahí en donde se gestan los sucesos futuros. Y es por eso que Helena Blavatsky dijo que el nacimiento y destino de cada niño están “ya trazados en la luz astral, pero no de manera fatalista, sino sólo porque el futuro, como el pasado, están siempre vivos en el presente”.

(EL ESOTERISMO EXPLICA QUE CUANDO LOS HUMANOS PERCIBEN EVENTOS QUE VAN A SUCEDER EN EL FUTURO, ELLOS ESTÁN PERCIBIENDO LAS IMÁGENES QUE SE GENERAN PREVIAMENTE EN LA LUZ ASTRAL ANTES DE QUE ESOS EVENTOS SE MANIFIESTEN EN EL MUNDO FÍSICO, y mientras que todavía no se hayan materializados esos eventos, estos pueden modificarse si se generan nuevas energías que los alteren.)

PODEMOS PENSAR EN EL FUTURO COMO EN ALGO FLUIDO QUE SE ENCUENTRA EN PROCESO DE CRISTALIZACIÓN, Y MIENTRAS MÁS CERCANO SE ENCUENTRE, MÁS SE SOLIDIFICA. Y los hechos más determinantes del mundo probablemente se estén cristalizando con mayor anticipación, junto con las vivencias más importantes en nuestras vidas, tales como matrimonios, accidentes graves o la muerte.

LA TEOSOFÍA ENSEÑA QUE CUANDO MORIMOS, TENEMOS UNA VISIÓN PANORÁMICA EN LA QUE TODOS LOS EVENTOS DE NUESTRA VIDA PASADA “DESFILAN” ANTE NOSOTROS, y nos vemos a nosotros mismos tal como somos “sin los adornos de la adulación o el autoengaño”, y entendemos la justicia perfecta de todo lo que nos ha pasado.

Y cuando el periodo de descanso post-mortem se termina y es tiempo de retornar a la vida en la Tierra, el alma reencarnante tiene otra visión, pero esta vez de la nueva vida que va a experimentar (y las causas que la han llevado hacia ella) pero solamente se nos da el panorama general y nosotros somos libres de completarla en los detalles. (E incluso de transformarla, ya que las nuevas acciones que efectuemos en esta nueva vida van a influir en el panorama general que ya se encuentra predeterminado –pero no fijado– por nuestras acciones pasadas. Entonces nuevas acciones positivas pueden modificar un destino que ya se encontraba previamente determinado como negativo.)

Y así de esta manera, todas las innumerables y pequeñas elecciones que hemos hecho vida tras vida, se combinan para crear una corriente kármica particular, la cual nos lleva en una cierta dirección. Y ESTE ES NUESTRO DESTINO, PERO DEBEN DE COMPRENDER QUE ES UN DESTINO CREADO POR NOSOTROS MISMOS, FORMADO POR NUESTROS DESEOS Y FORJADO POR NUESTRA VOLUNTAD. Y es por eso que se dice que somos los arquitectos de nuestro destino, ya que no existe tal cosa como el destino en el sentido de que nuestras vidas son gobernadas por fuerzas externas.

CADA VEZ QUE PENSAMOS, HABLAMOS O ACTUAMOS, ESTAMOS GENERANDO CAUSAS DE FELICIDAD O INFELICIDAD FUTURAS PARA NOSOTROS MISMOS. CADA PENSAMIENTO O ACTO MEZQUINO O EGOÍSTA RETARDA NUESTRA EVOLUCIÓN, Y CADA PENSAMIENTO NOBLE O ACTO ALTRUISTA NOS PERMITE AVANZAR.

Si cedemos a cada impulso o deseo que se cruza en nuestra mente (y no importa en qué medida) entonces no estamos demostrando libertad, sino esclavitud. Y puede ser un ejercicio útil hacer una retrospección y observar nuestras reacciones en diferentes situaciones y preguntarnos honestamente qué parte de nosotros estaba realmente controlando nuestros actos: la parte pensante o la parte reactiva.

SIN EMBARGO, LOS HÁBITOS SON FUERTES Y NO SE PUEDEN ELIMINAR DE UN DÍA PARA OTRO, POR LO QUE LA MODIFICACIÓN DE NUESTRO COMPORTAMIENTO DEBE DE SER UN PROCESO GRADUAL. Y básicamente a nosotros nos corresponde elegir entre controlar nuestra naturaleza inferior e irla transformando en algo más elevado, o permitir que seamos controlados por ella.

 La autoconsciencia significa literalmente “consciencia de nuestro propio yo” como opuesto al “no-yo” es decir al mundo exterior (incluyendo los otros “yoes” de las demás personas). Y en el estado actual de nuestro desarrollo, la gente tiende a creer que estamos completamente separados y somos distintos los unos de los otros. Y esta separatividad es la que da origen al egoísmo y es la causa raíz de muchos de los problemas mundiales porque conduce nuestro libre albedrío hacia el egoísmo y la ignorancia. Pero los Maestros explican que la separatividad es una ilusión y que energéticamente estamos unidos.

REALMENTE SOMOS COMO VÓRTICES O REMOLINOS EN UN RÍO, Y CADA UNO DE ESOS VÓRTICES ES ÚNICO PERO INSEPARABLE DEL FLUJO GENERAL DE LA NATURALEZA. Y tal y como los átomos físicos pasan constantemente de cuerpo en cuerpo, también nuestros pensamientos e ideas pasan de mente en mente, tejiéndonos a todos en un conjunto interdependiente, ya que somos esencialmente una Humanidad.

Por lo tanto se concluye que debiéramos intentar usar nuestra libertad para vivir en armonía con la naturaleza y de una forma que también beneficie a los demás. Y mientras más cultivemos nuestra voluntad espiritual, así como nuestras cualidades más nobles y altruistas, más nos convertiremos en maestros de nuestro destino.

ERES TU PROPIO DEMONIO Y ERES TU PROPIO DIOS.

TÚ LABRASTE LOS CAMINOS EN LOS QUE HAS TRANSITADO, Y NADIE PUEDE SALVARTE DEL ERROR O DEL PECADO, HASTA QUE PRESTES ATENCIÓN AL ESPÍRITU INTERIOR.

Inclínate a esa voz y terminará todo el tumulto.

Así tu vida es la del Uno Infinito,

REFERENCIAS

  1. Michael Talbot, The Holographic Universe, HarperPerennial, 1991, p. 207.
  2. Ver John Eccles on mind and brain, http://davidpratt.info/eccles.htm.
  3. Ver Rupert Sheldrake: a theosophical appraisal, http://davidpratt.info/sheld.htm.
  4. Citado en H.P. Blavatsky, La Clave de la Teosofía, TUP, 1972 (1889), p. 213.
  5. Richard S. Broughton, Parapsychology: The Controversial Science, Ballantine Books, 1991, pp. 18-21.
  6. The Holographic Universe, p. 210.
  7. Citado en The Holographic Universe, p. 212.
  8. La Doctrina Secreta, TUP, 1977 (1888), 1:105.
  9. Citado en A.J. Fisichella, Metaphysics: The Science of Life, Llewellyn, 1986, p. 124;http://www.ellawheelerwilcox.org/pindex.htm.
  10. http://esoterismo-guia.blogspot.com/2016/08/destino-o-libre-albedrio.html

Be the first to comment on "DESTINO O LIBRE ALBEDRÍO?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*