EL TIEMPO HA LLEGADO PARA QUE VEAN LA VERDAD DE FRENTE, SIN INTERPRETACIONES

Conferencia de Pastor (maestro de sabiduría, 27-06-85) No se aferren a los libros, ni a las enseñanzas. Ni siquiera se aferren a los conceptos que esas enseñanzas expresan. En cambio, traten de vibrar con el Cristo y a volverse el Cristo. Es el único camino, se los aseguro. ¿Si no, por qué aquel que fue enviado y quien es uno de los más grandes, no habló de más?

¿Qué dijo Jesús?

Pocas palabras, de hecho:

–  Ámense los unos a los otros.

–  Perdonen a sus enemigos.

–  Recen al Padre divino.

–  El reino de los cielos está en ustedes.

Jesús dijo cosas simples, y es porque la Verdad es SIMPLE. La Verdad no es algo complicado, no es un misterio. Todo el mundo está a la búsqueda del misterio de Dios. ¿Pero qué tienen estos humanos para complicarse tanto? El misterio del buen Dios, como si fuera una alquimia enorme y complicada, completamente velada. No, se los aseguro, no tiene nada de eso. En cambio, si se mantienen en la separabilidad con lo divino, entonces ahí sí, hay misterio.  Porque todo lo que está más allá del límite de lo conocido se convierte en lo desconocido, y ese desconocido genera misterio.

Curiosamente, si estas personas se concentraran en evolucionar, alcanzarían un nivel en el que adquirirían una facultad que se le conoce como EL “CONOCIMIENTO INSTANTÁNEO”, es decir que cuando quisieran estudiar alguna cosa, simplemente tendrían que concentrase en esa cosa, para recibir instantáneamente la información concerniente a esa cosa sin necesidad de investigarla y buscarla. Ahora bien, con esto NO quiero decir que todos sus esfuerzos son inútiles (porque hay que trabajar mucho para alcanzar ese nivel). Ahí no está mi discurso. Simplemente, hay que sacudir sus convicciones.

Lo que no quiere decir que estas sean incorrectas. Lo que sí es incorrecto, es la interpretación que hacen de ellas, y para corregir esa interpretación, tengo que hacerlos temblar en sus creencias, y sacudirlos tan fuerte que les parecerá que nada verdadero ha sido dicho. Y en ese caos que les parecerá de pesadilla. ¡Ahí, pueden tener la revelación!

¿Por qué? Porque tan pronto como el ser humano justamente ya no se construye según los conceptos. No se concibe más, ni él mismo, ni el universo, basado en dogmas, en principios intelectuales, o diversas creencias. Entonces en ese momento, tiene la oportunidad de abrirse a la Verdad.

Ya sé que me van a decir:

« ¡Vaya!  Pero entonces ¿Por qué todas esas enseñanzas nos fueron dadas si al final resultan ser un engañabobos?  Pero que juego tan insidioso de la parte de los maestros con su montón de libros y ¡páginas y páginas a leer!  Además que no sólo lo hicieron los occidentales, sino también los budistas, los hindúes, los sufistas, bueno ¡Todo el mundo! »

La razón de esto es porque hay etapas en la evolución espiritual. Al principio, hay que enseñarles los rudimentos, y no sólo enseñárselos, sino también saber cómo presentárselos. Y es por eso que ustedes reciben las enseñanzas que les permiten avanzar por el sendero del discipulado. Pero la etapa difícil, es que una vez que han alcanzado un cierto grado de desarrollo, es necesario que liberen su mente de las cosas que justamente fueron capaces de llevarlos a ese nivel. Así que, obviamente, no entienden más qué está sucediendo. Es como si a alguien le dieran unas piernas diciéndole: “sólo de esta manera puedes caminar”, y una vez que la persona llega a cierto punto en el que debía de llegar, su instructor le dice que se tiene que desprender de esas piernas. Entonces el discípulo todo desconcertado le responde: « Pero maestro, no podré avanzar más. Usted mismo me dijo que sólo podía caminar con este instrumento. »

 Pero es precisamente ahora, que se necesita soltar las piernas. Y ante el aferramiento del discípulo, el maestro las transforma en polvo. Y el discípulo tiene miedo, al igual que la humanidad tiene miedo en este momento en donde todo parece estarse derrumbando, pero el maestro tiene otra cosa que proponerle al discípulo. Él le dice:

« Sí, las piernas eran útiles, mientras que querías ser de la tierra, mientras que tenías que caminar sobre la tierra, mientras que estabas arraigado a la tierra. Pero ahora, debes ser del cielo. Mira tus alas crecer. Comienza a volar. ¡Ya no pertenezcas a la tierra sino al cielo! » Esto significa que la enseñanza – ya sea religiosa o esotérica– son las piernas que los maestros nos dieron para que podamos desarrollarnos, pero hay un punto en el que si queremos seguir avanzando en el camino de la evolución, debemos dejar a un lado la forma, para empezar a vivir la esencia que lleva esta enseñanza. Por ejemplo, dejar de estudiar sobre la Luz divina, y comenzar a irradiar esta Luz divina a través de nuestras acciones.

¡Esto es ahora posible para todos ustedes! Si lo quieren.

La enseñanza en si es buena. La enseñanza puede aportarles mucho. La enseñanza le has permitido llegar al nivel en el que han llegado. Y es sagrada, porque los principios que expresa son sempiternos. Pero lo que tienen que hacer ahora es no enfocarse más en la estructura (que precisamente son “piernas” para caminar en el sendero) sino enfocarse en la esencia que lleva esa estructura para desarrollar sus alas de seres divinos. Por lo tanto, ya no deben detenerse en la estructura de la enseñanza, sino ir al corazón de la Verdad que se encuentra en la esencia de esta enseñanza. Y es así como se convertirán verdaderamente en seres divinos.

La humanidad está destinada a ser como el Santo Grial. (El receptáculo de la bebida divina: La Luz) ¿Y el Santo Grial, dónde se coloca? En el centro del Templo y espera el descenso de la energía divina.

Pero alrededor del Templo, hay aquellos que están empedernidos en saber cómo está construido el Templo [la Creación]. Y ahí los ves dando golpecitos en los pilares para saber de qué material están hechos, rascando en la puerta para saber con qué está pegada, despegando la tapicería para ver con qué está recubierta, haciendo hoyos en el piso para saber que hay debajo. Etcétera, etc. Todo eso es interesante. Es cierto. Todo eso es bueno que lo sepan. Sí. Pero eso no les da acceso más que a la estructura del Templo. Eso no les da acceso al Altar del Templo. Es por eso que les digo: No sean los técnicos de Dios. ¡Sean Dios en la Tierra! (Al igual que Jesús, pero obviamente, a nuestro nivel de desarrollo)

¿Y cómo volverse un ser divino en la Tierra? Pues bien, a través de las mismas enseñanzas que les han sido dadas. Pero utilícenlas para tener acceso al corazón de la espiritualidad. Qué el estudio de esas enseñanzas no se vuelva un obstáculo para vuestro desarrollo, sino al contrario que su estudio sea una dinámica para vuestra evolución. Que el estudio de las enseñanzas produzcan en ustedes aberturas de conciencia y no la parte del misterio. Muchos discípulos, terminan por dudar de la existencia de los Maestros, de los Ángeles, de las  Jerarquías espirituales e incluso de Dios, porque dicen:

« ¡Pero en fin, no es posible!  Esos seres divinos que son tan poderosos, y sin embargo dejan abandonada a la humanidad con sus problemas. Dejan que este individuo que sin embargo todos los días les rezaba, muera de un cáncer. Y dejan a este otro tener un accidente y ser lisiado de por vida, a pesar que era una buena persona. ¿Pero cómo es posible que así sea, cuando tanta gente ora en los templos y en las iglesias? »

La razón es porque justamente la comunicación entre los humanos y lo divino no puede generarse más que cuando el ser humano está en comunión, y esta comunión sólo puede crearse si entran en un estado superior de conciencia. ¿De qué les sirve querer saber todo acerca de lo divino si no pueden entrar en contacto con lo divino?

 “Vivir el Universo” 

Para vivir el Universo,  ¡Hay que lanzarse!  Es como cuando comienzan un oficio, van a aprender los rudimentos, pero en algún momento tienen que lanzarse. ¡Lanzarse a la vida!  Igual aquí, se les enseña los conceptos básicos de la espiritualidad, pero ahora tienen que lanzarse a vivir su estatuto de seres cósmicos. Y es ahí donde deben absolutamente hacer todo lo que se les dijo, yo diría por Jesús, pero también por muchos otros, porque la vida cósmica comienza justamente por vivir la humanidad que hay en ustedes.

Observación: 

Precisamente eso fue lo que comprendió la madre Teresa, que la adoración a Dios no consiste en vivir dentro de una iglesia orando, sino en lanzarse a socorrer a aquellos seres enfermos y hambrientos abandonados por la sociedad. Cuando comienzan a volverse un canal de la Luz divina, sin que lo sepan reciben todo el apoyo del Universo, pero tienen que comenzar por volverse activos.

¿Qué los hace ser humanos? 

El amor, la inteligencia, la solidaridad, la capacidad de obrar, y todas las demás cualidades.  ¡Eso es lo que los hace ser humanos!  Por lo tanto tienen que expresar la humanidad que hay en ustedes: ser buenos, ser generosos, ayudar, aliviar, apoyar. Ayudar a los otros a comprender, ayudar a los otros a evolucionar. Esto es vivir cósmicamente en la Tierra. No es sólo orar o meditar, sino cada vez proyectar más Luz divina en la Tierra. Si no expresan su humanidad, entonces nunca podrán acceder a lo divino sin importar que tanto estudien.

¡Qué importa si los tratan de locos! ¡Qué importa si se burlan de ustedes! ¡Qué importa si pierden a sus amigos! Es porque no eran verdaderos amigos. Ya encontraran otros mejores. ¡Amigos cósmicos! ¡Tienen que ser el ejemplo!  Porque es sólo siendo el ejemplo que liberan la Luz divina y ponen en movimiento la divinidad que hay en ustedes. Ustedes la manifiestan siendo espirituales en cada uno de sus actos, entonces la energía divina los atraviesa y se vierte en el mundo, y cada vez la energía va a vibrar más rápido y más intensamente en ustedes.

Y es así como se vuelven grandes Adeptos, no es sólo leyendo y yendo a multitud de cursos. Y así también es como pueden cambiar el mundo. NO ES YENDO CADA SEMANA AL TEMPLO ESOTÉRICO O A LA IGLESIA Y MANTENIÉNDOSE PROFANO EL RESTO DEL TIEMPO. Se los aseguro, la prueba es que eso ya lo hemos demasiado conocido en la Tierra y la humanidad sigue igual.

Por lo tanto si quieren alcanzar lo divino, primero tienen que representar a Dios en la Tierra, y se los repito para que sea bien comprendido. No piensen que con mi discurso, estoy repudiando todo lo que les ha sido dado. NO. Lo que quiero es que vean de manera sublimada lo que han recibido. Es eso el efecto que quiero producir en ustedes. No les quito nada. No les reprendo nada. Simplemente trato de hacerles entender lo que realmente tienen en sus manos y como utilizarlo para evolucionar.

 

Be the first to comment on "EL TIEMPO HA LLEGADO PARA QUE VEAN LA VERDAD DE FRENTE, SIN INTERPRETACIONES"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*