LA INMORTABILIDAD CONFIADA A LA CONGELACION

La idea de la inmortalidad atrae a la humanidad desde tiempos remotos cuando a los faraones los embalsamaban, con la esperanza de que el futuro regresaran. En la actualidad, muchos científicos están utilizando como método para la inmortalidad el congelamiento del cuerpo después, que la persona ha fallecido, para despertarlo cuando se encuentre la manera de curarlo.

La idea de la congelación surge en el 1964, cuando el profesor de física Robert Ettinger publicó su “Prospecto de Inmortalidad”, punto de partida del movimiento criogénico moderno. “La muerte, de momento, debe considerarse una enfermedad incurable”, explicó. Y acto seguido anunció que un cuerpo podría permanecer sumergido a la temperatura de ebullición del nitrógeno líquido a la espera de que “la ciencia tenga armas para curar esa enfermedad sin tratamiento”.

Miles de personas en todo el mundo abrazaron esta idea hasta el punto que se crearon sociedades criogénicas para conseguir que los gobiernos autorizaran la posibilidad de congelar los cuerpos, siguiendo la teoría de Ettinger. Uno de estos grupos se encuentra en España. Es la Sociedad Española de Criogenización (SEC) y fue constituida en 1998. Su presidente y fundador, el ingeniero Andrés Albarrán, dice que “ver lo que pasará después de muchos años me haría una gran ilusión”.

En el 1967, James Bedford, un psigólogo de 73 años, se convirtió en la primera persona en ser congelada criogénicamente. Mas adelante en el 1970 los primeros servicios comerciales criogénicos empezaron a funcionar, pero los costos eran tan elevados que muchos cerraron en una década. Para el 2005, unos científicos anunciaron que lograron inducir un estado de muerte clínica en varios perros antes de regresarlos a la vida. Luego en el 2011: Robert Ettinger, de 92 años, se convirtió en la persona 106 en ser congelada en el Instituto Criogénico, la empresa que él mismo fundó en 1976.

Más de 200 personas esperan congeladas su resucitación

No son muertos, son pacientes”, aclaran en la Alcor Life Extension Foundation, una de las dos mayores corporaciones estadounidenses que se dedican a preservar en nitrógeno líquido los cuerpos de personas que han sido congeladas tras su fallecimiento “legal”.

En Abril del año 2015 fue congeladado el cuerpo de Matheryn Noavaratpong, niña tailandesa de dos años de edad, que murió a principios de este año.

una-nina-de-dos-anos-se-convierte-en-la-persona-criogenizada-mas-joven
El pronostico no es esperanzador, según el bioquímico Ken Storey, de la Universidad Carleton de Ottawa, Canadá. “Tenemos diferentes órganos y sabemos por las investigaciones sobre preservación de órganos para transplante que incluso si fuera posible criopreservarlos, cada uno necesitaría ser enfriado a niveles diferentes y con diferentes mezclas y concentraciones de crioprotectores”, afirma Storey.

“Incluso si sólo quieres preservar el cerebro, éste tiene decenas de áreas distintas que deberías criopreservar usando diferentes protocolos”.

Los últimos datos disponibles revelan que unas 150 personas tienen sus cuerpos guardados en estos tanques de nitrógeno líquido en Estados Unidos, mientras que unas 80 sólo tienen sus cerebros o sus cabezas conservadas.

Más de mil personas han dejado instrucciones para que al morir una de esas empresas criogénicas preserven sus cuerpos.

¿Cuanto cuesta ser congelado?

Cuerpo entero hasta US$250.000

Cabeza hasta US$80.000.

Pago por adelantado del paciente a ser congelado.

Los que abogan por la preservación criogénica dicen que la nanotecnología, que es la manipulación de la materia a nivel molecular, proveerá algún día la solución.

Pero el profesor Storey es extremadamente escéptico debido a la escala del problema en cada célula.

“Una célula humana tiene cerca de 50.000 proteínas y cientos de millones de moléculas de grasa que constituyen las membranas. La criopreservación interrumpe todo eso”, afirma.

Un conocimiento mucho más profundo sobre cómo funciona el cerebro también será crítico para saber cómo necesitamos ser reparados.

ARGUMENTOS ESOTÉRICOS EN CONTRA

El esoterismo considera que la criónica tiene un enfoque incorrecto. Ella se basa en la premisa que la memoria, la personalidad y la identidad se encuentran almacenadas en la estructura y la química cerebrales. De ahí la idea que si se logra reanimar el cuerpo, la conciencia regresará.

(Incluso en un enfoque más radical, algunos crionicistas sugieren que si no se puede preservar todo el cuerpo por criogenización, al menos se debería preservar el cerebro para que en el futuro, cuando se disponga de la tecnología adecuada, se pueda escanear los contenidos de la memoria y la identidad personal. Y así transferir dicha información a otro medio, ya sea a otro cuerpo o a una supercomputadora.)

El esoterismo enseña que el alma humana (el ser pensante y emocional) NO se encuentra en el cerebro, sino que es una entidad sutil. Como tal, no puede interactuar en el plano físico sin un vehículo material y ese es su cuerpo físico, pero para poder dirigir ese vehículo necesita de un intermediario que es el cerebro. Es como si la persona viajara en una nave tan complicada que para maniobrarla necesitara de un ordenador para asistirla. Y es cierto que en el cerebro se almacena la memoria, pero al momento de morir, el cerebro agonizante desaloja la memoria con un fuerte impulso supremo hacia el alma. También está el asunto de que esos cuerpos pueden no haber estado en la cúspide de la salud cuando fueron congelados, sino haber muerto tras una vida de enfermedad y envejecimiento.

Be the first to comment on "LA INMORTABILIDAD CONFIADA A LA CONGELACION"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*