SÉ LO QUE ERES (2)

INDAGACIÓN

¿En qué consiste la búsqueda? TÚ ERES LA MENTE O PIENSAS QUE ERES LA MENTE. LA MENTE SOLO CONSISTE EN PENSAMIENTOS. Pero detrás de cada pensamiento en particular existe un pensamiento general que es el yo o sea tu mismo. LLAMEMOS A ESTE YO EL PRIMER PENSAMIENTO. Aférrate a este pensamiento-yo e indaga sobre él para descubrir que es. Cuando realmente hagas un esfuerzo serio para llegar al Ser “el pensamiento-yo” desaparecerá y algo de las profundidades te tomará. Ese no es el yo que comenzó la búsqueda.

Entonces, ¿CÓMO HACER DESAPARECER ESTE YO-PENSAMIENTO? El pensamiento-yo surge del Ser, del corazón y regresa al Ser cuando la tendencia a identificarse con objetos ha cesado. ES UN YO QUE SURGE Y RETORNA. Se trata de rastrear el pensamiento-yo hacia su fuente, buscar donde surge el yo. MANTENIENDO LA CONCIENCIA EN EL PENSAMIENTO-YO POR FIN SE DISUELVE EN LA FUENTE DE LA CUAL HA SURGIDO. Con la desaparición de este yo-pensamiento se acaba el sufrimiento. Esta es la búsqueda de la sabiduría. SI LA MENTE INVESTIGA INCESANTEMENTE SU PROPIA NATURALEZA RESULTA QUE NO HAY TAL FENÓMENO LLAMADO MENTE.

La mente se aquietará solo a través de la indagación ¿QUIÉN SOY YO?. EL PENSAMIENTO ¿QUIEN SOY YO? destruirá a todos los demás pensamientos y este mismo será destruido.  En el momento que surge cada pensamiento, si uno se pregunta a quien le surgió, se sabrá que fue “a mí”. SI UNO CONTINUA E INDAGA ¿QUIEN SOY YO?, LA MENTE RETORNARÁ A SU FUENTE (EL SER) y los pensamientos se aquietarán. Al practicar de esa manera, el poder de la mente para mantenerse en su fuente va aumentando cada día. Mientras haya tendencias en la mente hacia los objetos sensuales, la indagación ¿Quién soy yo? se hace necesaria. Cuando surgen pensamientos se deben aniquilar  a través de la indagación, y en el mismo lugar de origen. Si nos sumergimos profundamente en nosotros mismos sin aferrarnos a cosa alguna podemos obtener el Ser (ser consciente todo el día del Ser).

Con que uno continuamente se dedique a recordar la naturaleza real de sí mismo, eso será suficiente para la realización del ser. Realizar el Ser significa despertar y antes de ser consciente del mundo allí está el yo puro. Aferrarse a este yo-puro sin volver a dormirse es evitar que los pensamientos nos posean. MIRO A QUIEN LE PERTENECEN LOS PENSAMIENTOS CAMBIANTES, VERÉ QUE SURGEN DESPUÉS DEL “PENSAMIENTO-YO Si agarro el pensamiento-yo los demás se aquietarán. Si busco la fuente del pensamiento-yo solo quedará el Ser. Conocer al Ser quiere decir ser el Ser. La verdad de uno mismo es lo único que vale la pena escudriñar y conocer.

ENTREGA

Ramana Maharshi hacía hincapié en que LA ENTREGA VERDADERA TRASCIENDE LA ORACIÓN A DIOS en una relación de objeto-sujeto, dado que solo puede llevar a un resultado exitoso cuando el que imagina estar separado de Dios ha dejado de existir: Para alcanzar esta meta recomendaba dos prácticas específicas: Primero Mantenerse aferrado al “pensamiento-yo” hasta que desaparece el que se imagina estar separado de Dios y segundo, entregar simplemente toda la responsabilidad de la propia la vida a Dios, o el Ser. Nota: Ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí.” Gálatas 2:20

Para que esa entrega sea efectiva no deberán mantenerse ni la voluntad ni los deseos propios, además habrá de deshacerse completamente de la idea de que hay un individuo capaz de actuar independientemente de Dios. Esta entrega se relaciona con la indagación del yo dado que se trata de eliminar el “pensamiento-yo individual”. Al seguir esta práctica debe haber una conciencia constante de que no hay un yo individual que actúa o desea, sino que solo existe el SER y que no hay nada aparte del SER que sea capaz de actuar por cuenta propia. LA CONCIENCIA CONSTANTE DE DIOS PREVIENE QUE LA MENTE SE IDENTIFIQUE CON OTROS OBJETOS y aumenta la convicción de que sólo Dios existe, produciendo un flujo reciproco de poder que debilita al “pensamiento-yo” y destruye las tendencias mentales que lo han perpetuado. Finalmente, el pensamiento-yo se reduce a un tamaño más manejable y con un poco de atención hacia el Ser se puede lograr que se sumerja temporalmente en el corazón. El corazón (sin forma), fuente, principio y final de todo, la paz suprema, la luz de la verdad. Este conocimiento de uno mismo será revelado solamente a la conciencia que esté en silencio, clara y libre de la agitada y sufrida actividad mental. Nota: CONÓCETE A TI MISMO Y ENTENDERÁ PORQUE JESÚS DIJO: “VOSOTROS SOY DIOSES”

Al igual que la indagación del yo, la realización final se efectúa espontáneamente a través del poder del Ser. Cuando todas las tendencias de la mente hacia lo externo hayan sido disueltas en la experiencia repetida del Ser, el Ser destruye al “yo” y nunca vuelve a surgir. Esta destrucción total del “yo” tiene lugar solamente si la entrega ha sido completa y sin motivos. Si se lleva a cabo buscando la gracia o la realización del ser, no será más que una entrega parcial, como una transacción comercial, en la cual el “pensamiento-yo” hace un esfuerzo esperando una recompensa. Si uno se entrega, no habrá quien haga preguntas o quien tenga que pensar. LA ENTREGA TOTAL REQUIERE QUE EL YO NO TENGA NINGÚN DESEO PROPIO. DEBE ESTAR SATISFECHO CON LO QUE DIOS LE DA Y ESO SIGNIFICA NO TENER DESEOS.

Hay dos maneras para llegar a la entrega. Una de ellas es buscar la fuente y fusionarse a esa fuente y la otra es sentir y decir: “Estando solo no me puedo ayudar y solo Dios es todopoderoso, sino me entrego totalmente a Él, no habrá manera de estar a salvo”. CON ESTE MÉTODO DESARROLLO GRADUALMENTE LA CONVICCIÓN DE QUE SOLO DIOS EXISTE y que el ego no cuenta. LA ENTREGA SE HACE COMPLETA CUANDO SE LLEGA A LA ETAPA DE “ÉL ES TODO” Y “HÁGASE TU VOLUNTAD Y NO LA MÍA”. Después de esa entrega no puede haber gustos ni aversiones, no existe voluntad propia sino la voluntad del Ser. La muerte del ego en esta forma trae inevitablemente un estado de conocimiento.

Una de las dos cosas se tiene que hacer, entregarme porque me veo incapaz y requiero de un poder superior que me ayude, o bien investigo la causa de mi insatisfacción y de la miseria, yendo a la fuente y fundiéndome en el Ser. Ambas maneras me sacan o me llevan a librarme de la miseria. DIOS NUNCA ABANDONA A QUIEN SE HA ENTREGADO. Me entrego de una vez por todas y dejo los deseos. Mientras mantenga el sentido de que estoy actuando habrá deseos. Si desaparece esta personalidad el Ser surgirá brillante en toda su pureza. “ESTÉ TRANQUILO Y SEPA QUE ES DIOS”. En esta frase la tranquilidad es la entrega total sin vestigio de individualidad.

La tranquilidad prevalecerá y no habrá agitación en la mente que es la causa del deseo, de la sensación de actuar y de la personalidad. LA ENTREGA TOTAL A DIOS ES DEJAR TODOS LOS PENSAMIENTOS Y CONCENTRAR LA MENTE SOBRE ÉL. Si nos podemos concentrar sobre él, los demás pensamientos desaparecen. SI LOS ACTOS DE LA MENTE, DEL HABLA Y DEL CUERPO SE FUNDEN EN DIOS LA CARGA DE NUESTRA VIDA QUEDA SOBRE ÉL. La experiencia de estar siempre consciente de sí mismo es el estado de devoción, que a su vez es una relación de amor que no decae porque el conocimiento real del Ser que brilla como felicidad absoluta, sin divisiones, surge como manifestación de la naturaleza del amor. La adoración natural es aquella en la cual la mente ubica al Ser en el trono del corazón, eso es silencio, la mejor adoración. El silencio, libre del ego, solo eso es liberación. OLVIDARSE DEL SER ES LA CAUSA DE QUE UNO SALGA DEL SILENCIO, ES LA NO-DEVOCIÓN. Mantenerse en silencio, con la mente apaciguada es un estado no diferente al Ser, eso es devoción a Dios.

“Cuando ya no rece para satisfacer mis deseos materiales, sino para obtener a Dios mismo, entonces Dios se me aparece de una forma u otra (humana o no humana) para guiarme hacia Él mismo, en respuesta a mi oración y de acuerdo a mis necesidades”.

Enseñanzas de Ramana Maharshi

Texto extraído del libro: “Sé lo que eres”

Be the first to comment on "SÉ LO QUE ERES (2)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*