EL PECADO ORIGINAL Y EL HOMOSEXUALISMO

Al estudiar a fondo el esoterismo, nos vamos dando cuenta, de que todo cuanto sucede en la actualidad en todas sus vertientes, no es más que reminiscencias de lo que sucedió ayer. De ahí que para buscar los males de la sociedad, el investigador esotérico no se detiene en los detalles, sino que abarca el conjunto universal.

La aplicación racional de los hechos nunca pertenecen al presente sino que vienen del pasado, Entonces, de los grandes males sociales, pueden Uds. incluir cualquier defecto racial y también cualquier virtud racial, en el marco de lo que sucedió en el pasado y que ha venido transmitido a través de las generaciones que nos precedieron.

El andrógino corresponde a aquella evolución racial, que no tenía caracteres de sexo y tenía como expresión el ángel, la angelical, la expresión divina en todas sus relaciones. Pero al culminar esta raza se impone una escisión de la energía del andrógino y se produce aquella escisión que llamamos hombre y mujer.

Lo que concuerda con la enseñanza bíblica sobre la creación de la mujer de la costilla de Adán.

El surgimiento del hombre y la mujer, es diferenciados en términos científicos, por la representación cromosomática del hombre “X+Y”, y la representación cromosomática de la mujer “X+X”, eso está inscrito en el cromosoma que da el aspecto masculino-femenino en todas las razas y en todas las especies.

El pecado original, surge con la escisión de los sexos, cuando el hombre y la mujer, adoptan un sexo determinado, pero en un principio no saben que es aquello, o no saben porque nunca lo han tenido. Pero cuando lo han conocido, el placer que embarga los sentidos, hace que se creen tres tipos de egregores, que desdichadamente han llegado a nuestros días.

Un egregor es una forma física o psicofísica que viene transmitida a través de las edades, actualmente se manifiesta como: abuso sexual, la promiscuidad que da como consecuencia: a) Debilitamiento del poder creador en el hombre y en la mujer, b) una inversión sexual, homosexualidad; y c) el comercio sexual.

 De manera que tenemos el pecado original constantemente, creado por el abuso sexual, que se está notando hoy día en que el hombre y la mujer están perdiendo sus poderes creadores.

La homosexualidad que se está organizando en el mundo como un movimiento social. Es una perversión que es producto de dos factores: el vicio y de un cambio cromosomático, este último producido por las reminiscencias negativas del pasado. La homosexualidad no es natural, lo que es natural es que todo viene del pasado de Adán y Eva.

Hay una floración del pecado original. La pornografía ambiental, las películas pornográficas, las revistas pornográficas, porque somos demócratas, y hay que dar libertad a todas las cosas, sin darse cuenta que la persona no está preparada para resistir la tentación del pecado original.

El poder sexual se ha debilitado y en el futuro no será un vehículo para la reproducción humana. El problema es tan grave que la Jerarquía espiritual que rige el Planeta, está tomando sus medidas.

Fíjense bien, las consecuencias del pecado original, y nosotros decimos ya pasó, pero el pecado original está aquí, SOMOS NOSOTROS EL PECADO ORIGINAL. El hombre está capacitado para ver a Dios y, también para ver al Diablo, depende de quién le guste más, la atracción que siente por el Diablo o por el Dios que lleva dentro.

Y todo cuanto decimos aquí acerca de esoterismo, sea en el nivel que sea, no es más que expresar la conveniencia de que el hombre deje de adorar al Diablo.

 Hay algo tremendamente angustioso en la sociedad actual. No sólo el terrorismo que mata gente inocente, sino también estos aspectos nefastos que utilizan indiscriminadamente las personas que se sienten adheridas a alguno de estos pecados capitales o de estos pecados originales.

¿Qué vamos a hacer? Conocemos el problema. ¿Qué hacemos ahora?

Uds. saben que la homosexualidad se está organizando de una manera mundial. Uds. preguntaran: ¿Tienen la culpa de ser homosexuales, o lesbianas? Todo viene regulado por el karma, no sucede nada que no esté escrito en el destino akásico de las cosas.

Cuando sucede algo es porque hay causas anteriores, yo soy el reflejo de mi pasado y la manera de comportarse dentro de la sociedad forma parte de mi equipo representativo de mi karma o de mi destino, que puedo superar o me puedo hundir en este camino.

Supongamos que un hombre, en una vida determinada ha abusado tanto del sexo que ha impreso en el elemental constructor de su cuerpo una tendencia exagerada por el sexo con las mujeres; pero reencarna en un cuerpo femenino, ¿qué tendremos entonces? UNA LESBIANA. Lo mismo sucede con el hombre.

Entre las mujeres que se convirtieron en leyenda por su apetito carnal desmesurado y voraz, podemos citar algunos ejemplos como:  Isabel II, de EspañaCatalina la Grande de Rusia, Cleopatra y Mata Hari. Entre los hombres: el Marqués de Sade, Giacomo Casanova, Rubirosa y Michael Douglas 

Todo abuso, o exceso crea karma, porque perturba la armonía universal. El abuso sexual y el vicio terminan en homosexualidad y en lesbianismo. Todo exceso se convierte en vicio.

La homosexualidad va aumentando de forma alarmante, se va organizando. Se van adhiriendo más personas que antes tenían vergüenza de confesar el estado psicológico de homosexual o de lesbiana y se crea un núcleo muy numeroso.

¿CUÁL SERÁ EL DESTINO DE LA RAZA?

La solución está en el aspecto científico, la vida sigue, si el hombre y la mujer no cumple con su cometido social, será la ciencia, inspirada por la Gran Fraternidad, la que operará el gran milagro de la perpetuación de la especie. Es por ello, que la medicina genética está creando seres humanos fertilizados in Vitro, o por la inseminación artificial, en personas que no podían tener hijos de otra manera.

Pero si llegara a perpetuarse la homosexualidad hasta puntos demasiado importantes, la Jerarquía también utilizando métodos científicos, operaría para suministrar científicamente lo que la humanidad no quiere hacer en forma natural

 Fuente: https://www.uv.es/gonzalbo/betania/docs/vba/1988-03-02.pdf

Be the first to comment on "EL PECADO ORIGINAL Y EL HOMOSEXUALISMO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*