HUMANOS SIN ESPÍRITU

¿Alguna vez te haz encontrado con alguien en la vida que parecía salir de su camino para hacerte un blanco o lastimarte sin algún verdadero motivo, y no parecía notar algo equivocado con eso? ¿Personas que te dejan rascándote la cabeza, confundido, porque parecen carecer de comportamientos y emociones humanas normales? ¿Aquellos que no ven nada malo con tomar todo lo que pueden pero, hacen casi nada en retorno?

¿Alguien que te lastima o a otros que conoces, pero no les parece importar? ¿O alguien que siempre parece dejarte sintiendo cansado y drenado en su presencia? Probablemente tu respuesta es si. Y la razón es, que estaba tan confundido por el hecho de que no actuaban como tú, es simplemente porque, no son como tu, pues no tienen Espíritu.

Helena P. Blavatsky dice en el libro: “Isis sin velo” que nos codeamos con hombres y mujeres sin alma todos los días de nuestras vidas. Vean los rostros de los hombres y mujeres que encuentran en las calles. Vayan a la ciudad; vayan a cualquier lugar; la situación es realmente terrible”. En los casos de seres sin alma, tienen ante ustedes un cascarón humano (con vida, pero espiritualmente casi muerto)

En verdad ésta es una solemne verdad, una que H. P. Blavatsky nos dijo que debía enseñarse y reiterarse en nuestras enseñanzas ya que es verdaderamente útil como advertencia. Ninguno de nosotros está absolutamente a salvo.

Solo hay que observar con atención a las gentes con quienes compartimos este viaje por este planeta, podríamos descubrir que hay muchas personas vacías. Personas que parecen carecer de algo muy importante en su interior. Su mirada es fría, pues no tienen en sus ojos el brillo de la luz del Espíritu. No se conmueven ante el dolor ajeno, mas disfrutan del sufrimiento de los demás. En el momento que esta leyendo este articulo, miles de seres humanos están siendo torturados en los estamentos policiales e investigativos. Los verdugos toturadores no muestran ningún indicio de tener ninguno de los componentes superiores del Espíritu.

 

Actualmente contratar a un asesinos a sueldo en cualquier parte del mundo es sencillo, basta con conectarse a Internet y escribir busco sicario y nos mostrará multitud de anuncios de matones que se ofrecen para cometer cualquier asesinato . Hay decenas de anuncios de asesinos a sueldo que por un precio determinado matan por encargo. Muchos son timadores, pero también hay profesionales. Y ya no solo son motivados por el narcotráfico, sino, que por un simple divorcio, para no repartir los bienes, para apropiarse de una empresa, o un terreno, por problemas pasionales, personales,  por adulterios etc. una persona que es capaz de matar a otra a sangre fría, sin ni siquiera nunca haberla conocido, simplemente con una foto de la victima, es un humano sin alma, que no puede tener nada de la esencia espiritual

Según la Biblia, el hombre está compuesto de: Cuerpo,  Alma y Espíritu (I Tesalonicenses 5:23) Además en el Versículo, 2:26 el Apóstol Santiago dice: Porque el cuerpo sin el espíritu está muerto…… En 1 Corintios 2:14 dice: Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente. El cuerpo fue hecho del polvo de la tierra, el alma es el intermediario entre el cuerpo y el Espíritu.

Pero, las personas que se van hundiendo cada ves mas en el lodo de las inmundicias, les llega un momento en que el Espíritu se desconecta y las abandonas. Ellos pueden seguir viviendo con el impulso del Alma humana, que al haber estado conectada con el Espíritu le queda un remanente de vitalidad, la cual se ira apagando poco a poco, tal como una vela cuando se le esta acabando el combustible.

Nosotros somos lo que nos hacemos nosotros mismos. Nada sino eso. Y si nuestros pensamientos están dirigidos hacia arriba, al final alcanzamos la compañía de las divinidades; y antes de alcanzarlas, alcanzamos la compañía de los santos Maestros, porque nos hacemos así a nosotros mismos, nos volvemos como ellos; y ellos, a cambio, responden el llamado.

Pero si, por el contrario, nuestros pensamientos se precipitan hacia abajo, y desgastamos el hilo plateado o el hilo dorado que nos ata a nuestra naturaleza superior, entonces de manera natural gravitamos o nos dirigimos hacia abajo: abajo, abajo, abajo, hasta que por último acontece la ruptura final de la cadena o hilo de oro, y el alma se vuelve un alma perdida, un alma perdida.

La historia esta repleta de relato tras relato de genocidio en masa, opresión y sufrimiento humano a las manos de lideres psicópatas y sus seguidores. Cuando todo esta dicho y hecho, las únicas conclusiones hechas en retrospectiva eran que estaban “locos”, “fanáticos religiosos”, “psicópatas”, “malvados”, y así. ¿Pero es eso realmente todo el asunto? ¿O hay algo mas que no vemos?

 

Características Psíquicas y Conductuales de los humanos sin Espíritu

Su conducta tiende a ser convincente, superficial, egoísta y materialista. A veces estos rasgos son camuflados por un exterior socialmente pulido, pero cualquiera con un ojo que discierne puede ver a través de su disfraz. Ellos carecen de comprensión de cualquier cosa más allá de la esfera material de los cinco sentidos, y no tienen ningún interés en asuntos espirituales, excepto como accesorios llamativos como para reforzar su imagen social.

Ellos son totalmente incapaces de un auto-sacrificio voluntario. Nunca tienen tiempo para hacerle un favor a alguien. Sin embargo, en presencia de otros, ellos pueden poner una llamativa muestra de preocupación, angustia o altruismo para propósitos de manipulación social. Por ejemplo, lágrimas de cocodrilo para obtener simpatía y compasión, o haciendo algo bueno por otro únicamente para extorsionarles más tarde.

Mienten, seducen y manipulan para lograr lo que quieren. Por tal razón, muchas veces alcanzan altas posiciones, en las instituciones, o grandes riquezas como empresarios. También suelen jugar con tus miedos, esperanzas, y puntos débiles… cualquier vía que tengan que tomar para obtener lo que ellos desean y si tienen la oportunidad te atropellan, criticando tu vida y la manera en que haces las cosas, y haciéndote sentir horrible en general. Tal vez meten un insulto disfrazado de vez en cuando, o de frente te atacan verbalmente. 

 

No puedes ganarles un argumento, porque ellos no juegan por las reglas. Pueden torcer tus palabras y tergiversar lo que hayas dicho, niegan haber dicho o hecho cosas – ¡a veces apenas momentos después de haberlo dicho o hecho! Debaten en círculos sin sentido, empujan todos tus puntos débiles, apuntan a lo que más duele, utilizan tácticas de golpear por debajo.

La exploración física de su conciencia revela algo interesante. Hay cierta simplicidad, llanura e inercia en su esencia, aún si sus intelectos son altamente desarrollados. A diferencia de otros, su energía consciente es más difusa, opaca y amorfa en lugar de ser luminosa, chispeante,  y concentrada. Dicho de otra manera, sus mentes son como castillos de arena en lugar de castillos reales. Hay algo rudimentario y animal piloteando sus cuerpos.

Espíritu – El Componente Faltante

El factor faltante debe ser algo que dota a un ser con auto-conciencia, voluntad, empatia y la capacidad de valorar ideales trascendentales. Esto va más allá de los factores físicos, como porciones faltantes del cerebro, genética defectuosa o una mala educación.

para ellos, las lecciones de la vida espiritual no sirven ningún propósito, no hay un Ser Superior actuando, ni tendrían un genuino interés en nada que sirva a un propósito más allá de su actual existencia mortal. Por ello es de esperarse que sean particularmente materialistas y mundanos. Sin aspiraciones elevadas, que sobrevivan a la muerte, su final es como dice el mensaje bíblico “la segunda muerte”  Apocalipsis 21:8

Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Una parte de este contenido fue extraída de:

por Montalk

traducción de Adela Kaufmann

27 Abril de 2009
del Sitio Web 
Montalk

Versión original

 

 

 

Be the first to comment on "HUMANOS SIN ESPÍRITU"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*