ENCUENTRO CON LA REENCARNACIÓN EN LA BIBLIA

La reencarnación es una creencia, que ha estado presente desde la antigüedad, en la mayoría de las religiones orientales, como el hinduismo, el budismo y el taoísmo, y también en algunas religiones africanas y tribales de América y Oceanía.

Muchos detractores de la reencarnación, para confundir a la gente utilizan la creencia en la metempsicosis que es una teoría, introducida en Grecia por el orfismo, que afirma que el Alma de un ser humano, por sus pecados (karma) puede encarnar en un animal,

Se entremezclan ambas creencia con fines de manipular a la gente y mantenerlas bajo la amenaza de que, por los errores cometidos en una sola existencia terrenal, pueden ser castigados a quemarse eternamente en el fuego del infierno.

Mientras que quienes creen en la reencarnación, niegan que el Alma de un ser humano encarne en un animal y sostienen que solo encarna en otro cuerpo humano. La metempsicosis va en contra de la Ley Universal de la evolución. Tal y como afirma Allan Kardec en su obra “El libro de los espíritus”, el Alma puede estancarse, puede no evolucionar; pero nunca puede retroceder.

Por otro lado, reencarnamos con el fin de aprender y de reparar errores que hemos cometidos en una vida pasada. Para ello es indispensable tener consciencia de todo lo que ello significa y conlleva, algo que solo la consciencia humana puede intuir y comprender. Encarnar en un animal privaría al Alma de la consciencia necesaria para comprender su estado y  en nada ayudaría a su evolución espiritual.

EN LA BIBLIA ENCONTRAMOS MUCHOS VERSÍCULOS, QUE SOSTIENEN LA CREENCIA EN LA REENCARNACIÓN, en algunos de ellos el  mismo Jesús da entender su aceptación. 

Por ejemplo,  en Lucas 9:18,19. Jesús preguntó a sus discípulos, “¿Quién dice la gente que soy yo? Ellos respondieron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías,  y otros, que algún profeta de los antiguos ha resucitado.  Y Él les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que soy? Entonces respondiendo Simón Pedro, dijo: El Cristo de Dios. Más él, conminándolos, mandó que a nadie dijesen esto;

En Juan 8:56-58, Jesús afirma que estuvo en esta tierra antes que Abraham, cuando dijo: Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó. 

Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.

Más adelante Jesús volvió a reafirmar, que no solo vivimos una vez en la tierra, cuando dijo: “Porque todos los profetas y la Ley profetizaron hasta Juan. Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir” (Mateo 11: 13,14). Esto significa, que Elías regresó en un nuevo cuerpo, que fue bautizado con el nombre de Juan el Bautista.

En otra confirmación de la reencarnación, el Apóstol Juan relata la reacción de Jesús cuando al pasar, vio a un hombre ciego desde su nacimiento”. Y sus discípulos le preguntaron: “Rabí, ¿quién pecó, este hombre o sus padres, que nació ciego?” (Juan 9: 1-2)

Esto muestra claramente que los discípulos tenían dos posibilidades en sus mentes en cuanto a la causa de que el hombre naciera ciego, primero: había pecado en una vida anterior y había retornado para nacer sin el sentido de la vista y así pulgar su pecado y segundo: que alguno de sus padres había sido culpable de alguna transgresión.

Cuando el Ángel Gabriel le anunció a Zacarías el nacimiento de su hijo Juan el Bautista, le dijo: Él irá delante del Señor, en el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos y los desobedientes a la sabiduría de los justos, para preparar un pueblo dispuesto para el Señor (Lucas 1:17).

Existe la creencia de que, cuando un ser humano logra purificarse y ascender a la divinidad, se queda viviendo un éxtasis en la gloria del cielo, olvidado de sus hermanos, que dejo sufriendo en la tierra. Pero quienes creen en ta reencarnación afirman, que estos seres elevados, continúan descendiendo a la tierra para seguir trabajado en favor de sus hermanos menores

EN EL VIEJO TESTAMENTO, TAMBIÉN ENCONTRAMOS VERSÍCULOS VINCULADOS CON LA  REENCARNACIÓN  

Génesis, 28: 12. Mientras dormía,  Jacob soñó con una escalera que se extendía desde la tierra hasta el cielo, y vio a los ángeles de Dios que subían y bajaban por ella. Al especificarse que los espíritus primero suben y luego vuelven a descender, implica algo mucho más profundo; la muerte (subir) y la reencarnación (descender).

Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. !Despertad y cantad, moradores del polvo!  porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos. Isaías 26:19

A través del uso de la metáfora de la vasija del alfarero, que representa las vidas humanas, se nos dice que éstas serán tantas como sean necesarias para lograr su objetivo: contener el espíritu en su jornada hacia la perfección.

Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero,  y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano;  y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano,  Jeremías 18:1,6

Y el versículo siguiente es contundente para aquellos que dudan del poder divino, capaz de dotar de múltiples vestiduras al espíritu. He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? Jeremías 32:27

Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. !Despertad y cantad, moradores del polvo!  porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, yla tierra dará sus muertos. Isaías 26:19

El Libro de las Lamentaciones

En esta continuación de las ideas anteriores, el escritor destruye la idea de la condenación eterna, obstáculo, según algunos, para que sea posible la reencarnación. PORQUE EL SEÑOR NO DESECHA PARA SIEMPRE; Lamentaciones 3:31

Y al igual que en Eclesiastés, la idea de la renovación parece ser continua y cíclica. Vuélvenos, oh Jehová, a ti, y nos volveremos; renueva nuestros días como al principio. Lamentaciones 5:21

En Job capítulo 14, encontramos mas referencias sobre la reencarnacion

7-Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza;
Retoñará aún, y sus renuevos no faltarán.
8Si se envejeciere en la tierra su raíz,
Y su tronco fuere muerto en el polvo,
9-Al percibir el agua reverdecerá,
Y hará copa como planta nueva.
14-Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?
Todos los días de mi edad esperaré,
Hasta que venga mi liberación.

Ezequiel 37 el valle de los huesos secos

37  La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.

Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera.

Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.

Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová.

Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis.

Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.

Al final del Antiguo Testamento, encontramos la profecía de Malaquías: “He aquí, te enviaré a Elías el profeta antes que venga el día grande y terrible del Señor”  (Mal. 4: 5). Para el pueblo judío, esto significaba que, antes de que apareciera el esperado Mesías, la señal de su venida sería el regreso de Elías.

 Si nosotros que somos imperfectos, siempre estamos dispuestos a darles nuevas oportunidades a nuestros hijos. Es lógico suponer, que nuestro Padre Celestial también nos da nuevas oportunidades para volver a comenzar con más experiencia y no volver a cometer los mismos errores. 

 

Be the first to comment on "ENCUENTRO CON LA REENCARNACIÓN EN LA BIBLIA"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*