LA INGRATITUD DE ALGUNOS HIJOS

Según las estadísticas, una de las principales causas del aumento de la delincuencia juvenil, es la separación de los padres cuando tienen hijos menores de edad. En la mayoría de los casos, el hombre abandona a la mujer y se olvida, que los hijos son responsabilidad de ambos.

En los países desarrollados, hay programas de ayudas para la niñez. Pero en los países subdesarrollados, no existe este tipo de ayuda. Por tal razón, es muy difícil para una joven madre proveerle a una o varias criaturas todo lo necesario para que se desarrolle adecuadamente. El trauma que conlleva el abandono del padre la pervierte.

Llevándola a no preocuparse porque los hijos estudien y los dejan andar por las calles sin ningún control. Es triste ver en los semáforos a estos niños arriesgando la vida entres los vehículos, limpiando vidrios, para que les den una pequeña propina, la crueldad con que son tratados en este ambiente hostil los arrastra a convertirse en delincuentes.

Por otro lado, encontramos madres solteras, que se dedican en cuerpo y alma al cuidado de sus hijos. Trabajan día y noche para que estudien, tengan techo, ropas, alimentos y no tengan que salir a las calles.

Pero lamentablemente hay muchos hijos, que después que alcanzan la etapa de adultos, cuando debieran tener mayor capacidad de apreciar lo que su madre hizo por ellos. Se olvidan de sus sacrificios y más bien la maltratan, les agregan más penurias a las que tuvo que pasar, para que pudieran estudiar y no cayeran en la delincuencia.

Se acostumbraron tanto a que ella les resuelva todos los problemas, que siguen exigiéndoles y culpándola de sus errores y fracasos, los cuales han sidos provocados por ellos mismo. Para una madre que ha sacrificado la mayor parte de su propia vida, los hijos ingratos le son doblemente dolorosos.

Observando experiencias así llegamos a la conclusión, que siempre es malo darlo todo y sin medidas. No se les puede estar dando todo a los hijos cuando éstos lo quieran, los padres no debieran darles a los hijos todo cuanto pidan, en el momento que lo pidan, hay que enseñarles desde temprana edad, que las cosas se logran con esfuerzo y sacrificio, que nada es de gratis.

La ingratitud supone mucho dolor para cualquier persona, sobretodo si viene de un hijo. A una madre todo esto le duele mucho, más cuando entra en cierta edad y las fuerzas flaquean, provocando, que afloren enfermedades, que se agudizan por el maltrato emocional que les causan los hijos ingratos.

Las madres deben darse a respetar, no dejarse manipular, que los hijos ingratos sepan que muchas veces se sacaron el pan de la boca para dárselos a ellos, pero mientras fueron menores de edad, que dependían enteramente de ellas, después que son adultos tienen que hacerse cargo de su vida y pagar las consecuencias de sus errores.

Los padres trabajan y se esfuerzan por los hijos, con la esperanza de que cuando lleguen a la vejez, por lo meno le devuelvan parte de ese sacrificio, aunque sea, brindándole amor y agradecimiento por todo lo que hicieron por ellos.

Pero los hijos ingratos no lo ven de ese lado, sino, que sin importar la edad, piensan que los padres tienen que seguir cargando con ellos como si fueran niños recién nacidos. Uno nunca sabe a quien va a necesitar en la vida, muchos pueden fallarnos, pero la madre siempre estará presente para socorrernos.

CUANDO UN HIJO NO LE AGRADECE A SU PROPIA MADRE, NO LE AGRADECE A NADIE MAS.

POR ESO LA BIBLIA DICE: HONRA A TU PADRE Y A TU MADRE PARA QUE TE VAYA BIEN. Los que no lo hacen siempre van de mal en peor.

Be the first to comment on "LA INGRATITUD DE ALGUNOS HIJOS"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*