LA VISIÓN DE LA TEOSOFIA SOBRE COMER CARNE (1 de 2)

Cuando le preguntaron al Maestro Pasteur si era apropiado o no comer carne, esto fue lo que respondió:

« La alimentación (como todos los demás aspectos que les conciernen, que sea: la sexualidad, la sociedad, el trabajo, etc.) están en correspondencia con el desarrollo que ustedes han alcanzado. Y dependiendo de lo que ustedes creen que son (si creen que solamente son un cuerpo pensante o si consideran que también son un alma), o sea que dependiendo del nivel de conciencia que tengan, ustedes comerán en consecuencia.

Y para que comprendan mejor lo que les quiero decir con esto, echemos un rápido vistazo a lo que ha sido:

La historia de la nutrición humana

Cuando uno ve como era el hombre en sus primeras etapas de evolución, uno se da cuenta que el hombre originalmente era solo instinto. Y todavía existen algunas tribus que dan testimonio de lo que les voy a decir. Porque en esas antiguas épocas, la mayoría de los hombres eran caníbales debido a que todavía no tenían la noción de lo que representa la vida en el cuerpo.

Y como bestias, los hombres primitivos comían los cuerpos que tenían a su alcance, sin importarles que fuera el cuerpo de un vecino que acababan de matar, o el cuerpo de un animal que acababan de cazar, o el cuerpo de un cadáver que acababan de encontrar, porque para ellos todo esos cuerpos eran igual debido que ellos veían solo en esos cuerpos el hecho de que eran carne para comer.

Poco a poco, el hombre primitivo fue evolucionando con el progresivo surgimiento de la mente (y por lo tanto del lenguaje), y con ello comenzó a reflexionar y a cavilar sobre lo que era correcto y lo que era inadecuado, y es así como comenzó a considerar lo que de cierta forma podía ser más aceptable y lo que de plano era demasiado bestial.

Y es así que dejó de comer los cuerpos de los otros humanos, y en las tribus que no han evolucionado, todavía pueden ver rastros de esa tradición ancestral en donde todavía esa costumbre se perpetúa.

Y como resultado de este primer cambio en su dieta, el hombre se interesó en todo lo que la naturaleza podía ofrecerle como comida, porque al mismo tiempo que uno cambia su conciencia, uno también cambia sus reflejos alimenticios.

Pero desafortunadamente a veces se necesitan numerosas generaciones para que la humanidad efectúe ese cambio en sus reflejos alimenticios, porque a fuerza de programar el cuerpo para comer esto o para comer aquello, el cuerpo se acostumbra y lo reclama como base para su bienestar.

Entonces, antes de cualquier cambio en el sistema de alimentación, primero se requiere crear compensaciones (y particularmente a nivel del gusto) porque el gusto es el primer reflejo de la alimentación y es a través del gusto que el hombre logra guiar sus necesidades.

Y ahora lo que tienen que hacer los humanos para su desarrollo futuro (y para encontrarse en resonancia con la divinidad que cada vez se desarrolla más en ellos), los humanos deben dejar de comer carne animal.

La alimentación depende del grado de desarrollo

Cuando el hombre era muy primitivo, como ya se los dije antes, él era un caníbal, y eso no era un pecado en ese momento porque las circunstancias en esos tiempos eran tales que no se le podía pedir al hombre (que en ese entonces era más un animal que un ser humano) que desarrollara una mente lo suficientemente grande para poder entender que lo que estaba haciendo no era adecuado.

Luego con el surgimiento de la mente, una siguiente etapa en su desarrollo fue posible porque entonces el hombre pudo comenzar a considerar lo que era bueno y lo que era malo, y así comenzó a manifestar una forma de moralidad (y fue entonces cuando las primeras religiones surgieron). Y el hombre comenzó a sentir respeto por los cuerpos de sus semejantes, y el hombre se hizo un poco más humano y por consiguiente estuvo más interesado en la caza que en la rapiña.

Y este instinto de cazar y de comerse al animal, ha permanecido en la humanidad hasta el día de hoy.

Y de hecho en la actualidad, la mayoría de las personas tienden a comer carne de animales más por tradición que por necesidad. Porque han sido programadas desde su niñez para comer carne y por consiguiente su gusto ha sido educado y acostumbrado a necesitar de tal alimento.

Pero en realidad el hombre no necesita ingerir carne (excepto algunas cuantas excepciones). Su necesidad se debe simplemente porque su gusto ha sido condicionado para crear la necesidad de la carne. Y cuando digo esto, no me refiero a que haya pecado por comer carne.

Por ejemplo, consideren a un humano profano normal, el cual aún vibra en el plano astral. Pues bien, ese humano no comete ningún pecado por comer carne porque su plan de conciencia es tal que él continúa siendo parte de la masa humana (la cual está todavía muy arraigada con varios aspectos del mundo animal) y por lo tanto ese hombre continúa formando parte de la naturaleza.

Y ahí seguramente algunas personas se preguntarán:

Pero dado que comer carne forma parte de la naturaleza entonces,

¿Por qué el hombre no debería hacerlo?

Si el animal se come al animal entonces,

¿Por qué el hombre no puede también comer al animal?

Y a estas personas les respondo:

¿Todavía eres parte del mundo animal?

Si todavía eres parte de ese mundo, entonces come al animal, no hay problema porque simplemente eres parte de esa gran cadena alimenticia diseñada por la naturaleza.

Y mientras que el hombre solo sea un elemento de la naturaleza, entonces no hay problema de que él coma carne porque la vida siendo un sacrificio, la vida acepta voluntariamente darle un animal para comer.

Pero a partir del momento en que el hombre quiere evolucionar, desarrollar su espiritualidad y volverse más divino, él ya no es un simple elemento de la naturaleza porque se convierte en un Hijo de Dios (el cual debe dirigir a la naturaleza y ya no solamente ser parte de ella). Y entonces ya no puede vivir con los mismos elementos que antes porque para cada reino existe su plan de conciencia, y para cada plan de conciencia existen sus reglas.

Si quieres volverte un ser divino (y no estoy hablando que sea un pecado comer carne ya que a mi no me gusta hablar en esos términos) pero lo que digo es que para un Hijo de Dios es simplemente imposible para él sacrificar la vida de un animal para renovar y fortalecer su cuerpo, porque eso ya no corresponde a su naturaleza, y si lo hace, entonces él se degrada en lugar de elevarse.

Porque para un Ser divino la vida es sagrada y no comer al animal, no significa no cometer un pecado, sino respetar la vida de los demás seres.

(Y los Maestros de Sabiduría también explicaron que la vibración de la carne es muy densa y que las personas que consumen carne, emanan un hedor vibratorio muy desagradable, lo que es un gran obstáculo para que los Maestros puedan acercarse a ellos, y también es un gran impedimento para que esos humanos puedan avanzar más rápidamente por el camino iniciático.)

El significado esotérico de la sangre

El humano que ya no desea ser un simple “animal pensante”, sino volverse un ser espiritual encarnado en la Tierra, debe buscar cada vez comer menos carne, porque los animales disponen también de una conciencia, la cual es cierto que es de un grado menor, sin duda, pero también ellos disponen de una vida consciente.

En otras palabras, uno no debe comer de ningún cuerpo que se alimenta con sangre, porque cada vez que hay sangre, eso significa que ese ser dispone ya de una conciencia (aunque esta sea menor a la de un humano). Y por lo tanto deben evitar digerir cualquier forma de alimento relacionado con la sangre y así estarán seguros de no cometer ningún “pecado” contra las armonías cósmicas y las escalas de la vida.

Y es por eso que en la Biblia está escrito:

« No deberás de comer ningún ser que contenga sangre en su cuerpo. »

Porque la sangre es el flujo más material del alma.

Y cuando comen a un animal (y yo no los critico si lo hacen porque ustedes son libres de comer lo que quieran), pero cuando comen a un animal, ustedes están absorbiendo el residuo de las vibraciones de su alma animal. Porque todo ser que contiene sangre, ya contiene también una forma de conciencia y aquí es donde hay una forma de asesinato.

Mientras que ustedes consuman algo que solo forma parte de la conciencia universal (como es el caso de un vegetal o de una fruta) no hay asesinato porque la energía que habita en esa forma se restablece inmediatamente en el universo.

La conciencia universal es un depósito que se renueva constantemente, y donde no existe una conciencia individual verdaderamente determinada.

Pero en los animales, sea cual sea su grado, ya existe una conciencia individual, y ahí es cuando hay una forma de asesinato porque es un poco como si se comieran a un humano (obviamente todas proporciones consideradas).

¿Pero ustedes se comerían a su mascota?

La sangre de un animal contiene su alma y si ese ser tiene un alma, significa que también es una criatura que siente, que llora, que tiene miedo, que sufre y resiente su muerte. Entonces con su sacrificio hay holocausto.

Entonces, de cierta manera el hombre puede hacer uso de los animales. Lo que no significa que habiendo alcanzado cierto grado de desarrollo, pueda seguir matándolos. Es algo que depende del nivel de conciencia que hayan adquirido.

Y para aquellos que aman la carne, que desean seguir comiendo carne o que ocasionalmente no pueden hacer de otra manera, les digo que no se culpen a sí mismos y simplemente traten de ir disminuyendo su consumo lo mejor que puedan.

Pero en cambio intenten desarrollar en las demás personas, no la culpa de matar animales, sino más bien traten de desarrollar nuevas ideas sobre una alimentación que no esté sólo basada en la carne. Porque la carne (y contrario a lo que piensan los hombres) no da tanta fuerza.

Es cierto que da fuerza, pero es una fuerza muy primaria y muy material que engendra una energía muy densa.

Y la realidad es que el cuerpo puede generar esa energía y de una mejor manera, y alguien que solo come cereales, frutas y verduras, con un cierto desarrollo puede transmutar esos alimentos para crear también esa energía primaria y de una mejor calidad.

(Conferencia del 11-10-92)

Be the first to comment on "LA VISIÓN DE LA TEOSOFIA SOBRE COMER CARNE (1 de 2)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*