¿QUIÉN ERES?

¿Eres un trabajador o eres una chispa divina? Ya sé lo que me van a contestar los pequeños astutos que se encuentran en la sala. Que es una chispa divina que se ha convertido temporalmente en un trabajador, en una secretaria, en un administrador, etc.

Pero no estoy de acuerdo con esa respuesta porque todo depende de lo que imaginas sobre ti y lo que imaginas sobre el mundo.

Los humanos siempre se ponen máscaras para abordar la vida y luego se asombran de ya no poderse contemplar como realmente son, se asombran de no sentir ni de encontrar una realidad en ellos mismos ni en su entorno.

Primero se ponen la máscara de su nombre, luego se ponen la mascara de su apellido, y luego la de su edad, la de su apariencia física, la de su cuenta bancaria, la de su raza, la de su cultura, etc.

Y para aquellos que comienzan a interesarse por las cosas espirituales o esotéricas, se ponen la máscara de santurrón, de pertenecer a tal escuela, o de tener tal grado iniciático, o de corresponder a tal rayo. ¡Y no se detienen!

Los humanos que ya están comenzando a despertar, les cuesta mucho integrarse a la vida social y al mismo tiempo vivir su propia psicología.

Mientras que un hombre que vive en gran medida de manera automatizada, ese hombre no tiene problemas para encajar en la vida social, porque él es como una parte del engranaje de ese sistema y se encuentra más o menos feliz por ser parte del sistema.

Pero en cambio aquel que ya se encuentra un poco más despierto o que está en confrontación con algún problema (problema que generalmente llega a su vida con el propósito iniciático para hacerle comprender algo o liberarlo de algo).

En ese momento ese humano ya no puede integrarse tan bien en el sistema como antes porque está al margen psicológicamente o moralmente de la sociedad.

Y como también está al margen del mundo divino porque no es lo suficientemente puro y no ha entendido lo suficiente para poder vivir completamente en conexión con lo Divino.

Entonces se encuentra entre esos dos mundos, entre el mundo divino y el mundo terrenal, pero al mismo tiempo ni con Dios ni con los hombres. Y sufre porque experimenta un verdadero desgarramiento que tiene como propósito hacer que algo quiebre.

¿Y QUÉ ES ESO QUE DEBE QUEBRARSE?

Pues bien, son todas las ilusiones que tiene ese individuo y que deben romperse para que desaparezcan. Ustedes viven la vida con toda una base de datos, de memoria que ustedes tienen en el cerebro tanto a nivel consciente como a nivel subconsciente. Y todos esos datos salen a la superficie y les hacen interpretar el mundo.

Esos datos provienen del nivel de evolución en el que se encuentra el planeta actualmente, pero también de vuestra raza, y sobretodo de vuestra propia evolución y de vuestros propios entendimientos y malentendimientos.

Y todo eso crea un velo a través del cual ustedes observan la vida y el mundo. Y en ese velo, Dios, la vida y el mundo aparecen en mayor o menor medida distorsionados. Pero no deben de mirar más a través de ese velo. Rasgue el velo. Y si tienen una depresión, libérense de esa depresión. No permitan que esa depresión los aprisione.

Lo que no significa que ustedes tengan que forzarse a ver las cosas de manera positiva porque entonces se volverían a poner otro velo. El velo de la ingenuidad positiva. Y de salir de un extremo se irían al otro extremo. No.

Lo que tienen que hacer es poner su depresión a un lado y observen qué es lo que les está causando esa depresión. E investiguen, analicen, evalúen. Y de esta manera todo lo que les suscita esa depresión ira progresivamente desapareciendo.

Un hombre que vive en profunda conexión con el Cielo nunca puede estar desesperado. ¿POR QUÉ?

Porque dentro de él brilla su flama y automáticamente no le falta nada, automáticamente ve las cosas de acuerdo a la realidad y no según ese velo. Lo cual no significa que se ponga un yeso de felicidad sobre todas las desgracias del mundo. No.

Por el contrario, porque no hay más lúcido que un iniciado, no hay más lúcido que un Maestro. Pero cuando él contempla la miseria de los hombres, él sabe por qué viene esta desgracia. (El Karma y la ignorancia)

Y a pesar de ello, él viene a sacrificarse a la Tierra, él viene a sufrir con los hombres para hacerlos evolucionar. Y él ve el mundo sufrir pero él no llora, él no apasiona el asunto porque él sabe la razón de las cosas.

Entonces la vida no es cotidiana. La vida es, punto, eso es todo. Y en esa vida hay humanos que no entienden nada, hay humanos que entienden un poco pero que aún luchan con ciertas ilusiones, y hay humanos que han comprendido y que por consiguiente tratan de ayudar a los demás a entender.

LOS DOS ASPECTOS DE LA CREACIÓN

Y cuando ustedes comprenden, tienen dos caminos: el camino abierto y el camino secreto. En otras palabras, trabajar visiblemente para los otros como lo hacen periódicamente algunos iniciados, y como fue el caso de Jesús.

Y hay quienes por el contrario trabajan ocultamente y ellos construyen de antemano todo lo que sucederá en la Tierra. Y ellos trabajan muy estrechamente junto con el lado secreto de la Jerarquía también.

Todo depende a qué sendero ustedes pertenezcan.

En la Creación todo se divide en dos, y de la misma manera que hay una dualidad en la Tierra, también existe una forma de aspecto binario en el Universo, el cual ya no es más dualidad cuando se elevan a los altos planos de existencia, y simplemente se convierte en una relación binaria entre las fuerzas introvertidas y extrovertidas.

¿POR QUÉ ESTOS DOS ASPECTOS?

No es porque Dios, decididamente quiera jugar con los hombres, y haga estos misterios para intrigarlos, sino porque estas son las dos fuerzas que obran en el Universo.

Al inicio está el UNO, DIOS. Ese UNO, es el primer aspecto de la manifestación, es en cierto modo el primer aliento de la existencia, es lo que ustedes llaman “El Padre”.

Y este Padre Cósmico crea dos fuerzas basadas en un aspecto binario que a nivel físico, a nivel de la materia van crear la dualidad. Lo que provoca que si ustedes viven estas dos fuerzas a un nivel demasiado terrenal, las van a vivir como una dualidad.

Pero si viven estas dos fuerzas en un nivel de conciencia superior, entonces las van a vivir en su aspecto binario, y en ese momento viven en un círculo de complementariedad, ya no como una dualidad, entonces ustedes se convierten en una Unidad

Espero que esto lo entiendan. Todo depende en qué grado de desarrollo ustedes se encuentran, y a grados más elevados ustedes salen de la dualidad. Así es que aclarado eso, no quiero ver más lágrimas por los sufrimientos de la vida cotidiana.

Pero tampoco quiero hacerles creer que el mundo es lindo, que Dios vendrá mañana y que golpeará a todos los malvados y que recompensará a todos los gentiles, y que habrá banquetes de alegría, y que todos los niños del mundo tendrán comida, y que ninguna mujer será más golpeada, y que ningún hombre será más torturado en las cárceles o asesinado en la guerras.

No puedo prometer todo eso. ¿Por qué?

Porque eso depende de los propios humanos para hacerlo, ya que no es Dios quien creó la sociedad, son ustedes. Entonces el cambio de la sociedad depende únicamente de ustedes. No de Dios ni de los Maestros.

Y de la misma manera depende únicamente de ustedes para que en la vida no haya más sufrimientos, sino que se vuelva divina. Porque si la vida se convierte en algo banal es porque ustedes actúan de manera banal. Si la vida es triste es porque ustedes viven depresivos.

Entonces, ¿Cuánto tiempo más van a seguir siendo siervos de la banalidad y de la tristeza?

Todo depende de ustedes mismos, Así que una vez por todas cambien su actitud. Y para eso, vayan a casa, tómense una buena ducha y díganse:

« Desde mañana empiezo a tener otra actitud ante la vida. Mañana comienzo a actuar como un hijo de Dios y mañana comenzaré a buscar cambiar el mundo en la medida de mis posibilidades, sin importar que mis medios sean limitados.

Pero participaré para mejorar el mundo, porque tomo conciencia de que tengo parte de la responsabilidad y además quiero amar, quiero ayudar, quiero salvarme a mí y a los demás. »

Y ustedes pueden hacerlo si realmente lo quieren, pero hay que pasar a la acción porque no es suficiente con imaginar y desear. Deben pasar a la acción. Y para ello háblenle a la gente sobre el bien. Llévenlos hacia el bien. Háganselos comprender analizando con amor el estado psicológico, en el que esas personas se encuentran. Y muéstrenles el camino que les conviene y así ustedes irán construyendo el nuevo mundo.

Muchas personas están tan deprimidas que incluso terminan dudando de que Dios exista, y ellas se exclaman: « ¿Por qué me pasa esto a mí?  Yo que intento hacer el bien, yo que trato de ser amor, y me llega este gran problema, y me aparece este gran obstáculo. »

Pero cuando les llegue ese tipo de sentimiento, no dejen que ese enojo les dure por mucho tiempo, porque ustedes tienen derecho de encolerizarse, es un hecho, y es normal que se sientan enfadados frente a la adversidad, pero sin embargo no lo dejen durar. No permitan que resentimiento se instale en ustedes y que los parásitos astrales invadan vuestro templo interior.

¡ATENCIÓN!

Los humanos deberían considerar más la fe y también ellos deberían de meditar más sobre la palabra “esperanza”.

Ustedes deben de tener fe y hacer que esta fe vibre en ustedes porque así animarán la esperanza. Y cuando un hombre tiene esperanza (incluso si esta es muy pequeña) puede lograr grandes cosas porque él se convierte en el depositario de una fuerza enorme y él puede avanzar mientras todo está en su contra. Pero ustedes deben de tener esperanza. Así es que enciendan las antorchas de la esperanza en vuestras mentes.

Qué sentido tiene venir con las caras tristes y decir en llanto: « Sí creo en Dios pero tengo demasiados problemas. » Esa no es la fe de la que yo les estoy hablando, y si han caído en ese error lo primero que necesitan hacer cuando salgan de aquí es perdonarse a ustedes mismos.

El hombre comete miles de errores y no es solo desde ayer, sino desde el comienzo de la noche de los tiempos que comete errores¿Y quién es quién lo juzga? Ustedes mismos no DIOS. ¿Por qué?

Porque Dios sabe muy bien que ustedes se encuentran en un proceso de evolución y durante ese proceso todo sucede. Y es solo cuando salen proyectados hacia la luz que se puede emitir un juicio y siempre es el correcto en ese momento.

En cambio el hombre constantemente se juzga a sí mismo porque es su conciencia que lo corroe, y haciendo eso perpetúa sus desgracias. Entonces de una vez por todas, PERDÓNENSE A USTEDES MISMOS. Lo que no significa que deban borrar su memoria y comiencen al día siguiente cometiendo una cantidad aún mayor de errores. No

Así no es como funciona el asunto, pero en cambio dense una nueva oportunidad y pídanle perdón a aquellos que ustedes han maltratado. Y NO NECESITAN HACERLO DE MANERA FÍSICA. Simplemente por medio de vuestra conciencia, envíenles luz y dígales a través de vuestra mente y con sinceridad: “LO SIENTO”

Y sientan en ese momento que son perdonados porque así es como funciona el asunto, debido a que cuando hay una sincera toma de consciencia automáticamente Dios perdona. Porque deben de saber que si hay un juicio, es únicamente para hacerles tomar consciencia que sus actos no han sido los adecuados.

Entonces perdónense a ustedes mismos. Comiencen de cero y esta vez hagan las cosas de manera diferente a como las habían estado haciendo hasta ahora. Háganlas ahora de manera más positiva poniendo discernimiento, amor y fraternidad.

Observen la Biblia. ¿Quiénes fueron los apóstoles? Para muchos de ellos, eran personas terriblemente banales, e incluso algunos de ellos fueron pecadores como aquel que inicialmente mató a los cristianos hasta que posteriormente se convirtió el mismo en un cristiano. ¿Por qué?

Porque a medida que ustedes efectúan todos los días la misma oración, o la misma meditación, o el mismo pequeño ritual, ustedes crean en vuestro interior un depósito de energía que es positivo. Y ese depósito va creciendo hasta que un día se convierte en predominante. Y de forma natural, todo lo negativo que había en ustedes habrá sido transmutado. Pero tienen que tomar las cosas en mano y tienen que trabajar en ello para lograrlo.

Entonces, ¿Qué es un discípulo?

  • UNO  es un ser de disciplina.
  • DOS  es un ser lleno de esperanza.
  • TRES  es un ser que actúa.

Cumplan estas tres acciones y sean un verdadero discípulo. Ustedes deben de saber que todo sufrimiento nace de la ignorancia. Ustedes deben de quitarse el velo que no les deja ver la realidad divina. Y cualquiera que sea vuestro argumento para sufrir, este debe ser eliminado porque es un velo.

Por ejemplo algunos sufren porque no tuvieron un padre o una madre o porque fueron huérfanos. Y no es suficiente con que hayan tenido esa penuria de niños, sino que cuando se vuelven grandes continúan sufriendo y llevando esa cruz en sus espaldas.

Pero yo les digo que no tienen por qué atormentarse así porque en realidad la existencia física es solo una experiencia temporal que ustedes han vivido innumerables veces. Y es por ello que ustedes han tenido cientos de padres que les han brindado un cuerpo físico. Y es cierto que los padres también brindan un sentimiento de protección durante la infancia.

Pero si la persona permanece en esa etapa infantil donde necesita estar asegurada por la presencia del padre y la madre, entonces emocionalmente nunca se convertirá en un adulto completo.

Y si en esta ocasión ustedes han sido huérfanos, yo sé que eso no ha sido fácil, pero vean el otro lado de esa experiencia y dense cuenta que en esta ocasión ustedes nacieron libres como si Dios mismo los hubiera traído a la Tierra. « Aquí estás hijo mío, te hice y tú naciste. Ve a la Tierra y vive tu existencia. »

Y sientan vuestro verdadero vínculo paterno, porque EL ÚNICO VÍNCULO QUE REALMENTE EXISTE ES EL QUE TIENEN CON EL PADRE CÓSMICO.

Y otras personas sufren por mil y otras razones, como por ejemplo por el hecho de que no encuentran el amor. Pero eso también es un error, porque si bien es cierto que estar enamorado es una experiencia muy agradable, no es el principio mismo de la vida. Además que muchos hombres y mujeres lo encuentran hoy en día el amor, pero con el tiempo lo destruyen y ya no creen en él.

Ustedes mismos dicen: « Todo se acaba, pensábamos que nos amábamos y luego un día ya no nos amamos más. »

Por eso es muy importante que los humanos dejen de atormentarse por cosas temporales y entamen objetivos más trascendentales y se comprometan en misiones más auténticas. Y a medida que ustedes desarrollen el discernimiento, los sufrimientos ya no les afectarán más porque cuando llegue la prueba, ustedes se dirán:

« Reconozco esta experiencia por lo que es, y se la ofrezco a Dios y esta prueba no me deprime porque sé que me ayuda a purificarme. »

Cada vez que una experiencia dolorosa les llegue, piensen en el proceso de purificación que esa experiencia les ofrece y no sean más víctimas sino sean discípulos.

(Conferencia de Pastor, Maestro de Sabiduria del 15.11.86)

Be the first to comment on "¿QUIÉN ERES?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*