RELACIÓN ENTRE EL HOMBRE Y EL ÁNGEL

Mirad que no despreciéis a uno de estos pequeñitos, porque os digo que sus ángeles en los cielos contemplan siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos. Mateo: 18,10
Según el libro La Respuesta del Ángel . “El Hombre-Ángel es una pareja que existe como una totalidad, cada uno separado es incompleto”:

– El Angel es nuestro igual de luz, y nosotros somos su igual más denso,
– Él es nuestro igual intemporal, y nosotros somos su igual limitado en el tiempo,
– Él es nuestro complemento intuitivo en el espíritu, y nosotros somos su complemento ejecutivo en la materia,
– Él es nuestra mitad vivificadora, y nosotros somos su mitad vivificada,
– Él es nuestra prefiguración en lo invisible, y nosotros somos su figuración en lo visible,
– Él necesita de nosotros para actuar sobre la tierra (la materia), y nosotros recibimos la divinidad (la luz) a través de él.

En la conversación numero 11, dice:

– “Por cada uno de tus actos, tu procedes en mi lugar. Haz bien atención. ¡No me desfigures!
– “Yo también tengo un camino, uno con el tuyo”
– “Mientras que no estamos unidos, no podemos elevar”

Gitta dice que es un Ser de una fuerza extraordinaria. El Ángel tenía que atenuar todas sus fuerzas para no quemarlas con su intensidad. Enseña que cuando el hombre está en la cúspide de su capacidad humana entonces el Ángel puede apoyar su pie sobre él (su punto más bajo de intensidad) y entonces la conexión puede hacerse.

Gitta evoca una ley que une los Ángeles a los hombres: LA RECIPROCIDAD. Narra que cuando se enteraron de los horrores del exterminio racial, los ángeles estaban tan desesperados como los cuatro amigos, “porque nuestro camino se ha convertido en uno. O perecemos con ustedes, o nos purificamos con ustedes”.

En la 33 dice: “LA DEMANDA ES NECESARIA …
SIN SOLICITUD, NOSOTROS NO PODEMOS DAR”

Me imagino que también se aplica para recibir su ayuda. ¿Por qué no es al revés? Que el Ángel haga el primer paso. Sería más práctico. Es un misterio para mí, presiento que tiene algo que ver con la estructura energética del Universo, o tal vez sea por razones cíclicas.

Mientras que el humano no se comunique, significa que no está todavía listo para esa relación. De cualquier forma, los Ángeles siempre están listos y ansían ese primer paso.

Sin embargo los Ángeles no piden nuestra sumisión, cuando Gitta le pregunta cómo podría escuchar siempre su voz. De forma implacable le responde:

– “¡ENTONCES NO SERIAS MAS QUE UNA MARIONETA!
… ¡NO SERIAS INDEPENDIENTE!”

Los Ángeles quieren que nos liberemos de la materia, dominando a nuestro pequeño “yo” (kamas), pero no para volvernos sus siervos. No puedes unirte al Ángel que si guardas tu independencia hacia él. Exigen que mostremos nuestra dignidad humana frente a su dignidad de ángeles. Y siendo libres, tomar conciencia de nuestra responsabilidad hacia el Universo.

¿Cuál es esa responsabilidad?

Al final de las conversaciones, el Ángel les mostró una imagen de un puente, pero este no está unido en el medio. Y esa es la tarea que les corresponde al Hombre y al Ángel. Establecer la conexión para que sea utilizable.

¿Es qué un lado del puente es más importante que el otro?

No. Los dos son primordiales, pero si el humano no establece la conexión, él y el Ángel no pueden cumplir su misión que es conectar conscientemente la materia con la luz. El mundo físico con el mundo del espíritu. Y así cada mundo se nutre del otro.

Esta unión con el Ángel, todo humano puede hacerla y no se requiere ir a un templo místico o encerrarse en una caverna, sino en la vida normal de todos los días.

Así como el Ángel es nuestro intermediario con la Divinidad y nuestro Maestro. Él también tiene su Guía: el Serafín.

“Lo que yo soy para ti, él es para mí:
Mi intermediario y mi Maestro.
Yo soy uno con Él”. Conversación 39

LOS ÁNGELES SEGÚN LA BIBLIA

Un ángel es una criatura con capacidades y poderes sobrehumanos (2 Pedro 2:11). Los ángeles habitan en un nivel de existencia más elevado que el universo físico, una región espiritual que la Biblia llama cielo (1 Reyes 8:27; Juan 6:38). Por eso, en algunas ocasiones también se les llama espíritus (1 Reyes 22:21; Salmo 18:10).

¿De dónde vinieron los ángeles?

Dios creó a los ángeles. Para ello usó a Jesús, “el primogénito de toda la creación”. La Biblia explica así el papel que cumplió Jesús en este proceso: “Por medio de él [de Jesús] todas las otras cosas fueron creadas en los cielos y sobre la tierra, las cosas visibles y las cosas invisibles”, incluidos los ángeles (Colosenses 1:13-17).

Ellos no se casan ni se reproducen; todos son “hijos del Dios verdadero” (Job 1:6; Marcos 12:25). Cada uno fue creado de forma individual.

La creación de los ángeles tuvo lugar hace muchísimos años, antes de que existiera nuestro planeta. Cuando Dios hizo la Tierra, los ángeles “empezaron a gritar en aplauso” (Job 38:4-7).

Be the first to comment on "RELACIÓN ENTRE EL HOMBRE Y EL ÁNGEL"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*