JEHOVA DIOS, O DEMONIO

Al entrar por Google, saldrá una página roja advirtiendo que este sitio es inseguro, eso no es cierto simplemente Google está exigiendo pago por el uso de htts. pueden entrar por otro navegador, o seguir la instrucción de Google

Acceder a una página insegura

  1. Abre Chrome en tu ordenador.
  2. En la página en la que aparezca la advertencia, haz clic en Detalles.
  3. Al final, haz clic en Acceder a este sitio web inseguro.
  4. La página se cargará.

JEHOVA DIOS O DEMONIO

La Biblia deja bastante claro que el Dios conocido como Jehová/Yahvé escogió a Israel como SU pueblo elegido, y como su predilección son los israelitas, no tiene nada que ver con otras naciones o razas y parece extraño que los no pertenecientes a ese país traten de relacionarse con él, a pesar de ser rechazados.  Jesús se rebeló contra las reglas y los mandamientos de Jehová  y los Evangelios ofrecen varios ejemplos de tales casos.

Sin embargo, es evidente que el “Padre celestial amoroso” del que habló Jesús no era el mismo Ser que el “Dios celoso, vengativo e iracundo, que exigía derramamiento de sangre (Jehová) del Antiguo Testamento. En Juan Cap.: 8: 38 Jesús dice:”Digo lo que he visto de mi, y vosotros hacéis lo que habéis visto con vuestro padre”.

“8:40 Pero ahora queréis matarme, a mí que os he dicho la verdad y que he oído de Dios; Abraham no hizo esto”  no intentó matarme”
v. 41. ‘Hacéis las obras de vuestro padre’. Entonces le dijeron: ‘No nacemos de la fornicación; tenemos un sólo Padre, que es Dios
v. 42. “Si Dios fuera vuestro padre, me amaríais”.
v. 44. Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y haréis sus obras codiciosas. Él fue asesino desde el principio [véanse las muchas muertes vengativas, caprichosas e inexplicables atribuidas a Jehová desde las primeras páginas del Antiguo Testamento], y no está en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando dice una mentira, habla por sí mismo: porque es mentiroso y padre de ella”.

OBSERVACIÓN:

Siete matanzas de niños por parte de Dios contadas en la Biblia.

  • Jehova Dios ordena matar a los primogénitos de Egipto: “Y aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales. Y se levantó aquella noche Faraón, él y todos sus siervos, y todos los egipcios; y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiese un muerto”. (Éxodo 12:29-30)
  • Dios envía a dos osos a asesinar a 42 niños por burlarse de un calvo: “Después subió de allí á Beth-el; y subiendo por el camino, salieron los muchachos de la ciudad, y se burlaban de él, diciendo: ¡Calvo, sube! ¡calvo, sube! Y mirando él atrás, viólos, y maldíjolos en el nombre de Jehová. Y salieron dos osos del monte, y despedazaron de ellos cuarenta y dos muchachos”. (Reyes 2:23-25)
  • Dios ordena matar lactantes: “Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho”. (Samuel 15:3-9)
  • Dios mata a los hijos de Aarón por equivocarse en el ritual de la quema de incienso: “Y los hijos de Aarón, Nadab y Abiú, tomaron cada uno su incensario, y pusieron fuego en ellos, sobre el cual pusieron perfume, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó. Y salió fuego de delante de Jehová que los quemó, y murieron delante de Jehová”. (Levítico 10:1-3) 
  • Dios mata a los hijos de Eli por los pecados de su padre: “Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgarán; más si alguno pecare contra Jehová, ¿quién rogará por él? Mas ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová los quería matar. Y el arca de Dios fué tomada, y muertos los dos hijos de Eli, Ophni y Phinees”. (Samuel 4:11).
  • Dios ordena matar sin distinción de edad:“Y le dijo Jehová: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella. Y a los otros dijo, oyéndolo yo: Pasad por la ciudad en pos de él, y matad; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia. Matad a viejos, jóvenes y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno”. (Ezequiel 9:1-6)
  • Dios mata lentamente a un bebé por las blasfemias de su padre: “Mas por cuanto con este negocio hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido morirá Y Nathán se volvió a su casa. Y Jehová hirió al niño que la mujer de Uría había parido a David, y enfermó gravemente. Entonces rogó David á Dios por el niño; y ayunó David, recogióse, y pasó la noche acostado en tierra. Y levantándose los ancianos de su casa fueron a él para hacerlo levantar de tierra; más él no quiso, ni comió con ellos pan. Y al séptimo día murió el niño; pero sus siervos no osaban hacerle saber que el niño era muerto, diciendo entre sí: Cuando el niño aún vivía, le hablábamos, y no quería oír nuestra voz: ¿pues cuánto más mal le hará, si le dijéremos que el niño es muerto?”. (Samuel 12:14-18)  

Aunque muchos creyentes devotos y bienintencionados intentarán negar lo en vano desde su ignorancia, el caso es que la gran mayoría de los primeros cristianos no creía en absoluto que Jesús hubiera sido representante de Jehová. Jesús predico el amor al prójimo, a los enemigos, y la bondad, nunca hacer daño

Mientras que Jehova, gritaba amenazante “Ahora vayan y ataquen a los amalecistas y destruyan totalmente todo lo que les pertenece. No les tengan piedad, ¡maten a hombres y mujeres, niños y bebés, vacas y ovejas, camellos y burros!” (1 Samuel 15: 3)

Los cristianos gnósticos ofitas sostenían que Jehová era “un ser inferior” y rechazaron por completo el Antiguo Testamento, dando como razón que era el producto de esta entidad al estar íntimamente relacionado con ella. El obispo Marción de Sínope (85-160 d.C.) insistió en que el dios judío era “totalmente distinto a la Deidad que envió a Jesús para revelar la verdad divina y predicar las buenas nuevas, para traer la reconciliación y la salvación a todos”.

Marción enseño que la misión de Jesús era eliminar el culto a Jehová, de q yen dijo “era opuesto al Dios y al Padre de Jesucristo, como la materia es al espíritu, la impureza a la pureza” (ver “Isis Develada” por Helena Blavatsky, vol. 2).  Por su parte, Basílides (117-138 d.C.) mantuvo casi los mismos puntos de vista y se sabía que fue discípulo de Mateo y de Glaucias o Glaucus, que a su vez había sido adepto del apóstol Pedro.

“¿En qué particular el Dios de Israel celoso, furioso y vengativo se parece al Dios desconocido de la misericordia predicado por Jesús, Su Padre que está en el cielo y el de toda la humanidad? Sólo este Padre es el Dios del espíritu y la pureza, y es un error compararlo con la deidad vengativa, que exige alabanzas y caprichosa.

¿Alguna vez pronunció Jesús el nombre de Jehová? (…) ¡NUNCA! Desde aquel día memorable en que predicó su Sermón en el Monte, se abrió un vacío inconmensurable entre su Dios y esa otra entidad que fulminaba sus mandatos de esa otra montaña, el Sinaí. El lenguaje de Jesús es inequívoco e implica no solamente la rebelión sino también el desafío del ‘Señor Dios’ JEHOVA.

El Mesías nos dice: ‘Oísteis que se ha dicho: ojo por ojo y diente por diente: pero yo os digo que no resistáis al mal, sino que cualquiera que te golpee en la mejilla derecha, ofrecedle también la otra. Oísteis que se dijo [por el mismo “Señor Dios” en el Sinaí]: ‘amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo’, pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, bendecid a quienes os maldigan, haced bien a quienes os odian y orad por los que os usan maliciosamente y os persiguen” (Mateo 5).

Si el ‘Dios Señor’ mosaico era el único Dios viviente y Jesús su único Hijo, ¿cómo se explica el lenguaje rebelde de este último? Sin dudarlo ni hacer excepciones él barre con la lex talionis judía y lo sustituye por la ley de la caridad y la abnegación. Si el Antiguo Testamento es una revelación divina, ¿cómo puede considerarse el Nuevo Testamento?

¿Estamos obligados a creer y adorar a una Deidad que se contradice a sí misma cada poco ciento de años? ¿Estaba Moisés inspirado, o Jesús no fue el hijo de Dios? (…) Marción preguntaba: ‘¿Cómo puede un dios romper sus propios mandamientos? ¿Cómo podría prohibir constantemente la idolatría y la adoración de imágenes, y aun así hacer que Moisés erigiera una serpiente de bronce? ¿Cómo ordenaba ‘no mataras y Él mandaba a matar, no robarás y luego conminaba a los israelitas que despojaran a los egipcios de su oro y plata?” (capítulo 3 de “Isis Develada”, vol. 2).

Quienes hayan leído el Antiguo Testamento sin duda recordarán que en el incidente mencionado anteriormente Jehová ordenó a su pueblo elegido (los israelitas) que primero mataran a los egipcios y luego robaran todo el oro, plata y joyas preciosas de sus cadáveres. ¿Qué tipo de “dios” es éste?

En la actualidad se dice frecuentemente que todos los dioses de las diferentes religiones en el mundo son uno y el mismo. Mientras la Teosofía sostiene que todas las religiones son iguales en su esencia esotérica, discrepa con la noción de que Jehová -la deidad judía y tribal asesina que declaró con estruendo ser “adversario de todos los demás dioses”- pueda interpretarse de alguna manera como representación de una entidad perfecta de Amor Divino.

Jehová no es más que un dios tribal y privado que luchaba contra los dioses de otras naciones y que constantemente se jactaba de ser superior a ellos; un dios no sólo de guerra, asesinato, violencia y saqueo, sino también de inconcebible arrogancia, fanfarronería y orgullo, todo lo cual no representa ninguna cualidad divina.

Las escrituras del Antiguo Testamento muestran cómo incluso requería sacrificios de sangre constantes para apaciguarlo. La exigencia de prácticas sangrientas es un criterio invariable en cuanto a la verdadera naturaleza y el estado de una entidad espiritual, ya que ningún ser digno del más mínimo respeto o adoración puede realizar demandas tan atroces.

Aparentemente, olvidando el mandamiento inequívoco de “¡no matarás!” -cuya proclama ordenó a Moisés ante los hijos de Israel-, Jehová estaba más que satisfecho de que se matara una gran cantidad de animales e incluso humanos como sacrificio de sangre para venerarlo.
Como una vez escribió un teósofo: “Muchos de los problemas de la Iglesia podrían haberse evitado si los cristianos abandonaran estos conceptos primitivos judíos y tomaran las enseñanzas de su Fundador con referencia a Dios‘”.

Bibliografia:

sabiduria-eterna.blogspot.com/2019/01/jehova-dios-o-demonio.html

http://2014.kaosenlared.net/secciones/78171-las-7-mejores-matanzas-de-ni%C3%B1os-del-dios-provida-en-la-biblia

Be the first to comment on "JEHOVA DIOS, O DEMONIO"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*